El recién nacido

Sueño del bebé

Colecho o cuna

¿Colecho o cuna? ¿Colecho sí o no? Son muchas las incertidumbres que afloran en el momento del nacimiento de un hijo, y también ante la nueva situación que supone la maternidad, especialmente para las madres primerizas

Tenemos dudas acerca de todo lo que hacemos, hasta llegarnos a plantear si realmente estamos actuando como buenas madres. Si esta situación os resulta familiar… ¡no os preocupéis! Debéis saber que a la mayoría nos ha pasado lo mismo.

Colecho o cuna

SvetlanaFedoseyeva

Uno de estos grandes dilemas que, con frecuencia, atormentan la mente de los padres primerizos, gira en torno al cómo y al dónde debe dormir nuestro bebé. ¿El recién nacido debe dormir en su cuna o puede dormir con los papás? Hoy intentaremos daros la respuesta para poder decidir si preferís el colecho o la cuna para vuestro peque. ¡Seguid leyendo!

El colecho ¿Qué es?

Por colecho nos referimos a que el bebé duerma con sus padres. En las culturas orientales y en los países nórdicos se trata de una práctica habitual, pero en Europa y Estados Unidos las opiniones son variadas y diversas, unos a favor del colecho y otros en contra.

Si tienes otras dudas comunes sobre la maternidad, toma nota de los 10 errores de primeriza que debes evitar cuando tienes un bebé recién nacido.

Colecho sí o no. A favor y en contra del colecho

Como en toda decisión que deberéis tomar en la vida, lo primero que os recomendamos hacer es analizar y valorar todas las opciones, antes de decidir si colecho sí o no. Que el bebé duerma en su cuna convertible es una opción, pero que el bebé duerma con vosotros también lo es.  ¿Qué os parece?

Colecho con el recién nacido. Argumentos a favor

En la actualidad, para elegir entre el colecho o la cuna, debes conocer las reconocidas ventajas del primero, que hacen que para muchos sea la opción más recomendable. Os indicamos algunos de los beneficios de dormir con vuestro bebé:

  • Experiencia placentera y tranquilizadora

Por un lado, los papás se sentirán cómodos y tranquilos al tener cerca al bebé. Y además, si el bebé duerme mejor… los padres también lo harán.

Por otro, el bebé estará más tranquilo al estar en contacto con sus padres. Inmediatamente después de nacer un bebé, las matronas te invitan a realizar el “piel a piel” con el bebé. Con ello, han comprobado que el ritmo cardíaco del bebé se vuelve más estable y su estado de salud es mejor. De este modo, el colecho ayuda a que los bebés descansen mejor.

  • Más horas de sueño y menos lloros

Son muchos los que afirman que con el colecho, los bebés duermen más y mejor. Al sentirnos cerca, el bebé se siente seguro y tranquilo. Esto hará que su pauta de sueño sea más estable y que no tenga motivos para llorar.



  • Ayuda a regular la temperatura corporal del bebé

Es evidente que el recién nacido estará más calentito en la cama con sus papás que si duerme sólo en la cuna, esta es una de las grandes ventajas del colecho.

El colecho con el recién nacido, no sólo regula su temperatura corporal, sino que además su ritmo cardíaco y su respiración se vuelven más estables. Su sistema inmunitario funciona mejor y a la vez protagoniza una mayor ganancia de peso.

  • Colecho como favorecedor de la lactancia

Los bebés que duermen con los padres comen más. Al tener siempre cerca a la madre, toman pecho durante más tiempo y hacen más tomas durante la noche.

  • Refuerza el vínculo afectivo entre padres e hijo

El colecho hará que los niños sean más seguros y equilibrados, con una mayor autoestima y un mayor sentimiento de empatía en el futuro.

Si estáis convencidos y decidís practicar el colecho… ¡Adelante! Sólo deberéis tomar una serie de precauciones. Lo principal y más importante es que el bebé no pueda caerse de la cama. El bebé deberá estar en posición boca arriba y no muy abrigado. Si notáis que está sudando, quitarle algo de ropa.

Si, por el contrario, no estáis convencidos de dormir con el bebé en la misma cama, existe una opción intermedia gracias a las cunas de colecho, unas cunas que se acoplan a la cama a modo de extensión de la misma.

Colecho si o no

Oksana Kuzmina

Colecho sí o no. Argumentos en contra

Muchos otros se presentan como firmes detractores, señalando las desventajas del colecho:

  • Riesgo de aplastamiento y asfixia
  • Dependencia emocional del bebé
  • Interviene de forma negativa en la relación de pareja
  • Aumento del riesgo de que el bebé padezca el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante y asfixia.

Como veis, las opiniones son diferentes y variadas sobre si el colecho es seguro para el recién nacido. Hay padres que, sin dudar, dicen sí al colecho y otros que simplemente no quieren dormir con su bebé, por miedo u otros factores. Y… ¡no pasa nada! Las dos son opciones válidas, y la gracia está es poder decidir.

Si eres de los que prefiere que tu peque duerma en una cuna, no te pierdas nuestra guía sobre cunas de bebé y hazte un experto sobre el tema.

Cómo finalizar el colecho

Es posible que llevéis meses incluso años practicando el colecho, pero quizás ha llegado el momento en el que creéis o sentís que vuestro bebé debe “volar” hacia el nido de su habitación. Si es así, esto puede interesaros.

Algunos profesionales afirman que el colecho no debería ir más allá de los cinco o seis años del niño. Puede ser al año, a los seis meses, a los tres meses o incluso antes. Otros lo hacen coincidir con el final de la lactancia. Es cierto que cuanto más esperéis, mayor será la presión de vuestro entorno, que no entenderá porque seguís durmiendo con vuestro pequeño, porque  quizás ya no es tan pequeño.

Entonces, ¿cuándo terminar el colecho? Pues bien, no hay un momento exacto para ello. La respuesta la encontraréis en vosotros mismos, y el colecho terminará cuando vosotros así lo decidáis. Cada familia es un mundo, y no debe de importaros lo que piense, opine y recomiende la gente.

Si queréis finalizar con el colecho, siempre hay un momento de transición que deberéis saber tratar con mucha paciencia. Para hacerlo de forma progresiva, podéis emplear las cunas de colecho, o acostaros con el bebé en su cama hasta que éste se quede dormido.

Como conclusión, sólo comentaros que el tiempo para dormir es vuestro, y vuestros hijos también.

A la pregunta Colecho ¿sí o no?, ante todo lo más importante es tener en cuenta las necesidades del bebé. A menudo es mejor dejarse guiar por el sentido común que por las recomendaciones de muchos que se consideran “expertos” en maternidad, pero que poco saben de lo que supone tener un bebé.

Todos los extremos son malos y para gustos los colores.  Y vosotr@s ¿Qué pensáis? ¿Colecho o cuna?

Forgot your details?