El recién nacido

Lactancia materna

¿Cómo aliviar el reflujo del bebé en el amamantamiento?

Lo normal es que tu bebé expulse algo de la leche que ha tomado durante la lactancia materna. No obstante, si el reflujo se produce más a menudo de lo habitual sería importante tomar algunas medidas para controlarlo. Coge papel y boli, te contamos algunas recomendaciones del reflujo del bebé en el amamantamiento.

Las mejores posiciones para evitar el reflujo

fizkes

El reflujo en el bebé y sus síntomas

Se dice que un bebé tiene reflujo cuando los contenidos del estómago son regurgitados desde el estómago al esófago.

El problema en los bebés con reflujo es que este músculo del esfínter no funciona correctamente. Puede que sea débil o se relaje de manera inapropiada, a veces, debido a intolerancias alimentarias.

Esto puede causar otros problemas en el recién nacido:

  1. Acidez estomacal, un síntoma causado porque el ácido del estómago irrita el esófago.
  2. Dolor e incomodidad para el recién nacido.
  3. Ganancia de poco peso en el bebé.
  4. Vómitos.
  5. Llanto incontrolable.
  6. Alteraciones del sueño.
  7. Eructos o hipo.
  8. Cólicos.
  9. Rechazo de las tomas.
  10. Tos y problemas respiratorios.

Las mejores posiciones para amamantar sin reflujo

Esta es una de las maneras para evitar que nuestro pequeño regurgite la leche.

La forma en la que coloques a tu bebé en los brazos a la hora de darle el pecho es sumamente importante. Habitualmente, te pasarás muchas horas al día dando de mamar a tu recién nacido, por esto es fundamental tener un lugar ya preparado cómodamente para las tomas de tu hijo.

Una buena postura a la hora de amamantar nos ayuda a prevenir problemas en el pecho, así como problemas digestivos en el bebé.

Repasemos algunas posiciones para dar el pecho:

  1. Posición tradicional: en esta posición la cabeza y el cuerpo del bebé deben estar en línea recta (oreja, hombro y cadera en la misma línea). La cara del bebé debe mirar hacia tu pecho, con la nariz frente al pezón. En esta posición para amamantar sin reflujo se coloca el cuerpo del bebé cerca del tuyo y volteado hacia ti, tripita con tripita. Para acomodarte mejor puedes poner almohadones atrás para apoyar la espalda y los hombros. Otro debajo del brazo que sostiene al bebé y sobre las piernas para sostener el peso del bebé.
  2. Posición de desliz: esta forma permite deslizar al niño de un pecho al otro sin cambiarlo de posición. Es útil cuando el niño tiene preferencia por un pecho. Puedes comenzar con el pecho que prefiere tu bebé y cuando se produce el reflejo de expulsión de leche, deslizar al bebé hacia el otro pecho sin cambiar la posición de su cuerpo.
  3. Posición balón de fútbol: en esta posición colocarás al niño debajo del brazo del lado que vas a amamantar, con el cuerpo pegado y rodeado a tu cintura. También te ayudará el uso estratégico de las almohadas. Esta es una de las mejores posiciones para amamantar sin reglujo y es muy recomendable para gemelos y en caso de cesárea pues la postura te permite amamantar sin presionar la incisión.

Dieta para la madre lactante del bebé con reflujo

Es cierto que todo lo que tomes llegará al bebé, por ello, es relevante que tengas una dieta para lactantes saludable y equilibrada.

Para prevenir el reflujo del bebé en el amamantamiento es importante que cuides tu dieta. Sobre todo, es importante que evites ciertos alimentos mientras le estés dando el pecho a tu hijo.

Incluye en tu lista de alimentos poco recomendables los siguientes:

  • Cafeína.
  • Alimentos ácidos y picantes.
  • Bebidas gaseosas y carbonatadas.
  • Alimentos grasos o fritos.
  • El alcohol.
  • La menta.
  • Las peras, las manzanas y las ciruelas por su alto contenido en sorbitol.

No te preocupes en exceso por si tu pequeño tiene reflujo cuando termina de comer. En caso de que veas que tu bebé no se encuentra bien y que los reflujos le están perjudicando consulta con tu pediatra para que valore su caso en particular y te ayude a aliviar el reflujo del bebé en el amamantamiento.

En caso de que no sea nada de importancia, recuerda que es un momento pasajero mientras tu hijo sigue creciendo, madurando su sistema digestivo y desarrollando su cuerpo.

Forgot your details?