Embarazo gemelar

¿Cómo es un parto gemelar?

Al igual que un embarazo gemelar requiere de una mayor planificación, un parto gemelar también deberá planificarse antes con el médico, el cual, dependiendo de la colocación de los bebés dentro de nuestro útero, recomendará un parto por cesárea o un parto natural. Si no sabes muy bien cómo es un parto gemelar, lo primero que te interesará saber es que el alumbramiento de gemelos o mellizos suele ser prematuro, con una duración media de 37 semanas de gestación, frente a las 40 semanas que suele durar un embarazo único.



Durante el parto gemelar, las contracciones serán menos intensas, acorde con una dilatación más lenta. Los músculos de la futura mamá se habrán distendido más que en el embarazo de un solo bebé, por lo que se deberá realizar un esfuerzo extra en el momento de la expulsión, aunque por otro lado, los bebés serán más pequeños y será más sencillo que pasen por el canal del parto. Características de un parto gemelar

Parto gemelar: ¿natural o por cesárea?

Alrededor de la semana 35 de embarazo, será cuando nuestro ginecólogo nos realice una ecografía para comenzar a determinar cómo será nuestro parto gemelar y poder ver la posición que los gemelos han adoptado en nuestro útero. Si ambos bebés están cabeza abajo, es decir, en posición cefálica, suele permitirse un parto vaginal. En cambio, si uno de los bebés o los dos se encuentran de nalgas, es más que probable que se programe una cesárea.

Si el tercer trimestre del embarazo ha ido bien, la salud de la mamá es fuerte y los dos bebés están correctamente colocados, llega la hora del parto gemelar de manera natural. En este caso, el primer bebé nacerá prácticamente igual que si se tratase de un embarazo único. El segundo bebé llegará entre 10 y 30 minutos después, cuando el útero se recupere del primer esfuerzo y vuelva a realizar las contracciones necesarias para que se produzca el siguiente nacimiento.

Forgot your details?