Dudas

¿Por qué es importante el ácido fólico en el embarazo?

Si estás embarazada o estás intentando quedar embarazada, es esencial que conozcas la importancia del ácido fólico en el embarazo por varias razones. Además de prevenir los defectos del tubo neural, tomar ácido fólico durante el embarazo e, incluso, unos meses antes de la concepción, permite reducir el riesgo de que el bebé padezca otras alteraciones al nacer, como la espina bífida, la anacefalia, labio leporino o defectos en el corazón. Sigue leyendo para conocer por qué es importante el ácido fólico en el embarazo y de qué forma su consumo resulta determinante en nuestra salud y en la del bebé.

Importancia del ácido fólico durante el embarazo

Es posible que incluso antes de quedar embarazada, tu médico te recete unos suplementos vitamínicos de ácido fólico o folato y te informe de los alimentos que contienen ácido fólico. Tu cuerpo necesita este nutriente para crear glóbulos rojos normales y favorecer la producción, reparación y funcionamiento del ADN. Tomar ácido fólico durante el embarazo permite un rápido crecimiento celular de la placenta de tu bebé en desarrollo. Asimismo, se reduce el riesgo de tener un bebé prematuro.

Una de las alteraciones contra las cuales protege el ácido fólico es el defecto del tubo neural. Durante el primer mes de embarazo, se forman el cerebro y la médula espinal del futuro bebé. Si se produjese alguna anomalía durante este proceso de formación, podrían desencadenarse defectos en estos órganos vitales, lo cual daría lugar a malformaciones como la espina bífida o la anencefalia. Por eso, es fundamental aumentar el consumo de ácido fólico en el primer trimestre del embarazo y antes de quedar embarazada.

Propiedades del ácido fólico

Además de jugar un papel fundamental en el crecimiento del bebé, el ácido fólico presenta otros muchos beneficios que son interesantes conocer. A continuación, te explicamos cuáles son las propiedades del ácido fólico:

  • Ayuda en la formación de glóbulos rojos y, con ello, evita la anemia.
  • Protege al feto contra malformaciones como, por ejemplo, defectos del tubo neural, espina bífida o anencefalia.
  • Previene complicaciones y enfermedades del corazón.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Evita la formación de placas de colesterol en las arterias.
  • Previene la depresión.
  • Acelera la multiplicación celular.
  • Retrasa la vejez prematura.

Forgot your details?