Epidural

Parto

La epidural y los tatuajes

En la actualidad es muy fácil encontrar mujeres embarazadas que llevan diversos tatuajes en el cuerpo. Eso no es un problema, ni una contra indicación, y es algo que ya no sorprende en absoluto. Sin embargo, si que existe una estrecha relación cuando hablamos de la epidural y los tatuajes.

Se ha tratado mucho el tema de proporcionar la anestesia epidural a madres que llevan un tatuaje en la zona de las lumbares, ya que es donde se realiza en pinchazo.

Embarazo, tatuajes y epiduralEl problema es que algunos anestesistas temen que, al pinchar sobre el tatuaje, la tinta del mismo pueda entrar en el interior de la zona espinal produciendo cómo tumores epidermoides o aracnoiditis química, entre otros efectos secundarios.

¿Es malo tatuarse en el embarazo? Descúbrelo aquí.

Parto con epidural

Tras diversas investigaciones, algunos médicos han llegado a la conclusión de que no está totalmente contra indicado administrar epidural a madres con tatuajes en las zonas lumbares, ya que pueden aprovecharse los huecos que dejan los mismos para realizar la punción, al igual que se puede inyectar desde un extremo hasta llegar a la zona donde se pone.

Un parto con epidural permite a la mujer disfrutar del momento en que da a luz sin sufrir dolores desde la parte de la cintura hasta abajo.

¿Dónde se pone la epidural?

Uno de los grandes miedos que tienen las mujeres cuando se quedan embarazadas es el momento del parto y lo que este conlleva.



Temen, por una parte, sufrir un parto doloroso, una cesárea y también la administración de la anestesia epidural.

El riesgo de combinar tatuajes y epidural es que estos estén situados en la zona lumbar, donde se realiza la punción de la anestesia, por lo que existe la posibilidad de que la tinta se introduzca en el cuerpo.

Esta última bloquea las terminaciones nerviosas que proceden de la médula espinal y es empleada tanto para partos como para otros tipo de operaciones de las piernas o zona de la pelvis. Una vez administrada la epidural durante el parto no vuelve a ser necesaria la administración de otro tipo de anestesia. Se trata de una punción lumbar que se realiza entre las dos vértebras lumbares.

Ventajas de la epidural

Para muchas mujeres la epidural es la única opción para dar a luz y desean que les proporcionen la punción de esta anestesia. Eso debe ser cuando haya alcanzado, al menos, los 2 centímetros de dilatación.

  • Tras la administración de la epidural las madres no pierden la movilidad de los músculos de las piernas.

La epidural tiene muchas ventajas para las madres, entre ellas, que no siente ningún tipo de dolor mientras está dando a luz a su hijo, pero también entraña riesgos, como dolores musculares y bajada de la presión arterial.

  • Las mujeres a las que se les inyecta la epidural están conscientes en todo momento de lo que está ocurriendo, únicamente que no siente dolores.
  • La madre, al no sufrir cambios de respiración, puede seguir haciéndolo con normalidad, lo que no le produce grandes esfuerzos en el corazón y a la vez le sigue proporcionando oxígeno del mismo modo al bebé.

Riesgos de la epidural

Pero, al tratarse de una anestesia con grandes efectos sobre el cuerpo, también conlleva una serie de riesgos lógicos:

  • Son inevitables los dolores musculares que produce la punción de la epidural.
  • La epidural pueden producir dolores de cabeza en la madre de hasta una semana de duración.
  • Se pierde sensibilidad en toda la parte inferior del cuerpo, desde la cintura hasta los pies. De ese modo, hasta que todo se despierte, se pierde también la sensibilidad al orinar, por lo que en ocasiones se debe colocar una sonda.
  • Durante el tiempo que tiene efecto la epidural, la madre debe estar hidratada con suero, ya que baja la presión arterial.

La relación entre epidural y tatuajes debe ser tratada con el ginecólogo para que opine cuál es la mejor opción y si es posible administrar la anestesia según cada caso.

 

Forgot your details?