Manchas en la piel en el embarazo

Las manchas en la piel en el embarazo, también conocidas como melasmas, cloasmas o "máscara del embarazo", son marcas oscuras que suelen aparecer en determinadas zonas de la cara de la embarazada, como la frente, las mejillas y la parte superior de la boca. En general, estas manchas desaparecen después del parto, aunque requieren de un especial cuidado de la piel durante y después de la gestación.



Más que una molestia, los cloasmas o manchas del embarazo son un problema estético bastante común en el embarazo. Para prevenir la aparición de melasmas, es importante evitar la exposición al sol sin filtros adecuados, aplicar en la piel con crema de protección UV y consultar al dermatólogo el tratamiento apropiado según la naturaleza del problema.

CONSEJOS

  • Protégete del sol

    Usa un protector solar contra los rayos UVA y los UVB con protección 30 o mayor todos los días, esté o no soleado,

  • Evita el uso de cremas antiarrugas o antiacné que contengan retinoides

  • Evita cualquier tratamiento estético con láser, luz pulsada o peeling

  • Cuida tu dieta y tu peso durante el embarazo

  • Evite maquillajes que contienen mercurio

Posibles causas de las Manchas en la piel en el embarazo

La aparición de manchas en la piel durante el embarazo se debe principalmente al efecto de los cambios hormonales sobre tu organismo. La mayor parte de los cambios en la piel desaparecen después del parto y es conveniente seguir unos cuidados de la piel determinados durante y después de la gestación.
Advertencia
No apliques cremas sobre la piel durante el embarazo o la lactancia sin el consentimiento de tu dermatólogo. Acude al médico si los cambios en la pigmentación de la piel vienen acompañados de molestias, dolor al palpar el área, enrojecimiento o hemorragia, o si notas algún cambio en el color, la forma o el tamaño de un lunar en particular.

Tratamientos para tratar las Manchas en la piel

El médico podría recertarte la aplicación de cremas hidratantes especiales para el cuidado de las manchas en la piel. Observa si los cambios en la pigmentación de la piel vienen acompañados de dolor, enrojecimiento o hemorragia en alguna zona determinada, o si aprecias algún cambio en el color, la forma o el tamaño de una mancha o un lunar. El médico podría recomentarte visitar a un dermatólogo para determinar la causa de los cambios y el tratamiento adecuado si lo cree necesario.

Forgot your details?