Esperando al bebé

Pasos imprescindibles para la correcta higiene del bebé

Durante los primeros días de vida y, en general, entre los 0 y los 6 meses, los recién nacidos requieren de unos cuidados específicos relacionados con su higiene y aseo. Veamos los pasos imprescindibles para la correcta higiene del bebé y algunas nociones básicas.

La limpieza del bebé está asociada en gran medida en su estado de salud, por lo tanto, es importante saber con qué frecuencia hay que bañarlo y cuáles son los productos más recomendados para su higiene personal.

Pasos imprescindibles para la correcta higiene del bebé

Oksana Kuzmina

La higiene durante los primeros días

Ha de realizarse con la mayor delicadeza y precisión posible. El baño supone un momento muy especial del día, ya que además de relajarlos, los hace sentir más limpios y frescos.

La higiene del bebé de 0 a 6 meses se debe llevar a cabo diariamente, aunque muchos expertos reconocen que no es necesario bañar al recién nacido todos los días, debido a la especial sensibilidad que presenta su piel durante las primeras semanas de vida.

Lo ideal es bañarlo cada dos días, durante sus primeros días de vida y más adelante, a partir del primer mes, bañarlos diariamente, tanto si es invierno, como si es verano.

En esta etapa aún llevan la pinza del cordón umbilical, y no se recomienda sumergirlos en agua hasta que no han transcurrido 48 horas de la caída del cordón.

Mientras esto sucede, debemos limpiarlo diariamente utilizando una esponja suave o una esponja natural humedecida en agua tibia y con ella, limpiar bien todas las partes de su cuerpo, a excepción del cordón umbilical.

Una vez pasada esta esponja con agua, se recomienda echarle una loción hidratante suave o un darle un suave masaje con un aceite especial para bebés (el aceite de caléndula y el de maíz son óptimos para la hidratación de la delicada piel del recién nacido).

Cuando el cordón umbilical se ha desprendido por completo de su abdomen, debemos esperar alrededor de 48 horas para darle su primer baño y asegurarnos de que esta zona ha quedado completamente cicatrizada.

El primer baño

El primer baño del bebé constituye uno de los momentos especial en la vida del niño y de los recién estrenados papás. Por ello, es necesario saber preparar bien este momento, para que tanto los padres como el peque lo disfruten, sin tener ningún tipo de miedo.



En primer lugar, se debe llenar de la bañera que hayamos escogido (hay padres que optan por bañeras hinchables más suaves, y otros que eligen bañeras de plástico más rígidas). La temperatura ideal del agua, para que no pase ni frío ni calor una vez sea sumergido, es de 37º grados.

En cuanto a si se debe utilizar o no jabón, su uso durante los primeros seis meses de vida no es imprescindible aunque, eso sí, es recomendable usarlo especialmente para la zona del culito, que es el área de su cuerpo que más se mancha diariamente. En caso de usar un gel para bebés recién nacidos, debe ser neutro.

También podemos usar un champú suave de manzanilla o camomila si el recién nacido ha conservado su pelo, y queremos lavarlo mejor. Aunque, con un poco de agua y frotando suavemente con la esponja su cuero cabelludo, sería más que suficiente durante los primeros meses de vida del bebé.

Una vez que hemos lavado con cuidado todas las zonas de su cuerpo, debemos proceder a sacarlo de la bañera y a secar todas las partes de su cuerpo con detenimiento. Tras el correcto secado, es recomendable darles un intenso masaje por todo su cuerpo, con una duración de entre cinco y diez minutos. Para la fase del masaje, se recomienda utilizar un aceite corporal suave, de lavanda, camomila o maíz.

Ahora que ya conoces algunos productos de aseo para tu peque, puedes poner en práctica los pasos imprescindibles para la correcta higiene del bebé de 0 a 6 meses. ¡Cuéntanos tu experiencia!

Forgot your details?