Placenta previa



Se trata de una complicación del embarazo que tiene lugar cuando la placenta crece en la parte baja del útero y cubre parcial o totalmente la entrada del cuello uterino. La placenta es la encargada de alimentar el feto y va creciendo durante el embarazo, el cuello uterino es el canal que el bebé recorre al nacer. Forma parte de las 10 complicaciones más frecuentes en las mujeres embarazadas.

¿Qué es la placenta previa?

Al inicio del embarazo es muy común que la placenta se ubique en la parte baja del útero, pero a medida que va evolucionando poco a poco va desplazándose y en el tercer trimestre debe estar en la parte superior, de manera que el cuello del útero esté despejado para el momento del parto.

La placenta previa al principio del embarazo no suele ser un problema, pero si no se traslada a medida que avanza el embarazo puede provocar hemorragias graves u otras complicaciones que obligarían a adelantar el parto.

Sin embargo, en algunos embarazos la placenta no se mueve y permanece cubriendo total o parcialmente el cuello uterino. En este caso, existen diferentes tipos, según dónde se encuentre la placenta:

Ecografía placenta previa

  • Previa o marginal

    Cuando la placenta está al lado del cuello uterino pero no lo toca.

  • Parcial o baja

    Cuando cubre parte de la abertura cervical..

  • Completa o total

    Cuando tapa toda la abertura del cuello del útero.

Placenta previa: factores de riesgo

La placenta previa es una de las 10 complicaciones más frecuentes del embarazo. Según las estadísticas esta problemática se detecta en aproximadamente 1 de cada 200 embarazos, y es más común en ciertas mujeres.Placenta previa y los factores de riesgo

Sólo un pequeño porcentaje de mujeres a las que se diagnóstica placenta previa antes de la semana 20 continúan con esta problemática a finales del embarazo, normalmente la placenta suele emigrar hacia la parte superior del útero dónde el flujo sanguíneo es más rico

DUDAS

Síntomas de la placenta previa

El principal síntoma de la placenta previa es el sangrado vaginal, aunque algunas mujeres suelen también tener cólicos. El sangrado normalmente empieza a finales del segundo trimestre o principios del tercero. En muchas ocasiones el sangrado suele ser intenso, detenerse por si sólo y empezar de nuevo días o semanas después.
Tratamiento de las placenta previaEsta hemorragia se debe a que el cuello uterino comienza a acortarse o dilatarse y rompe los vasos sanguíneos de esa área,  si sangras mucho o tienes contracciones se recomienda hospitalización.

En caso de sangrado vaginal debes ponerte en contacto con tu médico, o acudir a urgencias, lo más rápidamente posible. Si se trata de un caso de placenta previa te lo diagnosticaran con una simple ecografía.

Recomendaciones de la placenta previa
Dudas

Cuidados en el embarazo con placenta previa

Si te han diagnósticado placenta baja a las 20 semanas, toma nota de nuestras recomendaciones y los mejores cuidados en el embarazo con placenta previa.
Puede haber un error en la ecografía
Ecografías

Diagnóstico de una ecografía transvaginal en el embarazo

Una ecografía transvaginal normalmente da a conocer el tipo de embarazo que presentas y otras complicaciones que pudieran estar afectado el desarrollo de tu bebé.

Tratamiento de la placenta previa

El tratamiento para la placenta previa depende del momento de la gestación en que se detecte. Si el sangrado intenso se produce después de las 36 semanas de embarazo, lo más seguro es que te provoquen el parto pero, si el sangrado se produce antes, los expertos valoraran detenidamente los riesgos de un parto prematuro para el bebé.

A casi todas las mujeres con placenta previa se le practica una cesárea, porque si la placenta cubre parte del cuello uterino el parto vaginal puede ocasionar una hemorragia intensa que puede poner en peligro tanto la vida de la madre como de su futuro bebé.
Tratamiento de la placenta previa o bajaEn caso de ser demasiado pronto, y optar por intentar alargar un poco más el embarazo, se recomienda reposo y no mantener relaciones sexuales, tampoco te realizaran exámenes vaginales. En los casos más graves de placenta previa se requiere hospitalización para controlar más de cerca tanto a la madre como al bebé, se administra medicación para la maduración pulmonar del bebé y también para ayudar a que el embarazo continúe al menos hasta la semana 36. En algunos casos también son necesarias transfusiones sanguíneas a la madre.

Si el sangrado es muy intenso y se produce después de la semana 36 de gestación lo más normal es que te practiquen una cesárea para evitar problemas, si se produce antes se valorará los riesgos de la prematuridad para el feto

Placenta previa: riesgos para la madre y el bebé

La placenta previa también puede provocar hemorragias severas durante y después del parto. Por ello, seguramente el médico te administrará ciertos medicamentos que hacen que el útero se contraiga y ayuden a detener la hemorragia en la zona donde estaba implantada la placenta.

Las mujeres con placenta previa también tienen más probabilidades de tener una placenta que se implanta profundamente y no se desprende con facilidad durante el parto, es lo que se denomina placenta accreta, que puede ocasionar también una hemorragia severa, en los casos más extremos hay que extirpar el útero  para controlar la hemorragia y hacer una transfusión de sangre a la madre.

Si el parto es prematuro el bebé puede ser que nazca con bajo peso y sufra problemas respiratorios.

¿Te han diagnosticado placenta previa? ¿Cuáles son tus síntomas y qué tratamiento estás recibiendo?

Forgot your details?