El recién nacido

Problemas de salud en el recién nacido

Hoy te contamos cuáles son los problemas de salud en el recién nacido más comunes y cómo saber si tu bebé está enfermo. Si te interesa, te recomendamos que sigas leyendo. Eso sí… ¡sin preocuparte en exceso! 😉

Problemas de salud en el recién nacido

VGstockstudio

El instinto de protección que siente una madre hacia su hij@, es un sentimiento absolutamente normal. Y muy especialmente, cuando se trata de recién nacidos.

Generalmente, contemplamos a la criatura que cuenta con unos pocos días, semanas o incluso meses, como un ser débil e indefenso. Pensamos que, al encontrarse en proceso de adaptación frente a los estímulos fuera del útero de la madre, puede enfermar en cualquier momento.

Enfermedades en bebés recién nacidos

Es normal que cualquier síntoma de enfermedad en tu peque, te haga permanecer en alerta. Por desgracia, algunos nenes durante sus primeras semanas de vida enferman con cierta frecuencia. En la mayoría de ocasiones, los problemas de salud no son serios, pero es imprescindible que una madre quiera saber cómo ayudarle.

¿Cómo saber si tu bebé está enfermo? Nuestro principal objetivo con este artículo, es que estés al corriente de los problemas de salud más comunes en el recién nacido. ¡Allá vamos!

Tos

La tos es una afección bastante frecuente. A menudo es provocada al mamar, cuando la leche de la mamá fluye con mucha rapidez, o cuando intenta beber un poco de agua. Esta tos no tiene demasiada importancia y debería remitir enseguida.

Si, por el contrario, tiene una tos continua o siente arcadas durante las tomas, es posible que sea síntoma de alguna enfermedad en el aparato digestivo o respiratorio.

Ante la duda, siempre consulta con tu pediatra.

Ictericia

La ictericia, consiste en una enfermedad de bebés recién nacidos muy típica, causada especialmente por la acumulación de bilirrubina en la sangre del peque, que hace que muchos tengan un tono amarillento en su piel.

Debes saber que los casos de ictericia leve en bebés, son más frecuentes de lo que seguramente crees. ¿Sabes por qué se produce? Pues se produce porque si hígado es todavía inmaduro, y aún no cumple correctamente con su función de eliminar la bilirrubina de la sangre.



Pero, esta ictericia leve e inofensiva que sufren la mayoría de recién nacidos, puede convertirse en algo más serio si los niveles de bilirrubina en sangre aumentan de forma considerable.

Los niveles de bilirrubina suelen ser más elevados entre los 3 y 5 días de vida. Pero no te preocupes, porque el pediatra determinará los niveles que se encuentren dentro de la normalidad.

También debes saber que la ictericia es más habitual y suele durar más, en los bebés durante la lactancia materna. Para los peques alimentados con leche de fórmula, la ictericia suele desaparecer aproximadamente a las dos semanas de vida.

Afecciones del tracto respiratorio

Es bastante frecuente que el recién nacido sienta, lo que comúnmente se conoce como “nariz tapada”. El bloqueo en los conductos nasales puede solucionarse mediante la dispensación de unas gotas de solución salina y la succión realizada mediante una perilla.

Hay otra sintomatología que deberá hacerte sospechar de que algo no “anda” del todo bien y deberás consultar rápidamente con su pediatra. El aumento de la frecuencia respiratoria, los resoplidos o la coloración azul en la piel, son algunos de los signos de alerta.

El síndrome del bebé azul es provocado al no llegar suficiente oxígeno a la sangre. En este caso, la visita al pediatra deberá ser inmediata.

Infección grave

En los bebés, la fiebre puede llegar a ser el único síntoma frente a una infección grave. En este sentido, deberás saber que la temperatura normal a su edad es de 37,5 grados centígrados cuando se toma en la axila, y de 38 cuando se toma en el recto.

Si detectas en tu criatura, una temperatura elevada por encima de lo normal, no lo dudes y acude a su pediatra. Consultar con un profesional médico nunca está de más.

Distensión abdominal

Después de una toma, suele tener la barriga hinchada, especialmente si ha sido una toma abundante. Entre las tomas, en términos generales, la barriga debería estar blanda y relajada.

Si te llama la atención, que el abdomen de tu bebé permanezca duro e hinchado, y además no haya hecho ninguna deposición en un par de días, te recomendamos consultar a su pediatra.

Normalmente se trata de flatulencias o estreñimiento, pero en ciertas ocasiones pueden ser indicativos de un problema más grave.

¿Cómo saber si tu bebé está enfermo?

A menudo, es difícil saber si presenta los síntomas habituales de una afección sin importancia o de un problema más serio.

Te indicamos algunos de los signos frecuentes que te ayudarán a reconocer las señales de aviso de enfermedades más graves.

  • Un cambio de comportamiento repentino en el bebé, puede ser uno de los primeros signos de enfermedad. Esto se puede manifestar de formas diversas (llanto acusado e insistente, letargo, irritabilidad…), pero en cualquiera de los casos, puede indicar la presencia de enfermedad.
  • Es normal que lloren, pero si lo hacen de forma continua y desconsolada, sin existir nada que los calme o tranquilice, es indicativo de que algo no marcha bien. Del mismo modo, si aprecias que tu bebé está apático o aletargado, acude al pediatra. Hazlo siempre que sospeches que algo se encuentra fuera de la normalidad.
  • Deberás estar alerta si el recién nacido presenta alguno de estos signos: tiene fiebre, parece estar dolorido, aparecen marcas moradas en la piel, tiene convulsiones, está pálido, acusa problemas para tragar, tiene dificultad para respirar o tiene vómitos frecuentes o diarreas.

En términos generales, lo mejor es acudir al pediatra siempre que detectes alguno de los síntomas indicados, ya que es posible que se trate de algún problema de salud en el recién nacido. El peque recibirá el tratamiento necesario y tú también te quedarás más tranquila. ¡Ánimo!

Forgot your details?