Recomendados

La pareja infertil, causas y soluciones al problema

Lo primero que hay que aclarar cuando hablamos sobre la situación de la pareja infertil, es que no es lo mismo infertilidad que esterilidad. Cuando una pareja tiene problemas para concebir porque lleva intentándolo un mínimo de dos años sin ningún resultado, se puede hablar de que tienen un problema de fertilidad.

Será el médico el que, después de realizar un examen exhaustivo para dar con las causas concretas, determine si se trata de un problema que no tiene solución porque uno de los dos o los dos son estériles o si se trata de una cuestión de fertilidad y ha de aplicarse un tratamiento. La infertilidad, además, no ha de asociarse sólo a las mujeres aunque es a ellas a quien va ligado todo el proceso del embarazo. Los hombres también pueden tener problemas a la hora de procrear y, siendo así, siempre hay que hablar de infertilidad femenina y de infertilidad masculina.



Si la pareja en su conjunto no se realiza un chequeo resultará muy complicado saber cuál es el origen y, por tanto, aplicar el tratamiento más oportuno en cada caso porque sí, una pareja con problemas de fertilidad puede quedarse embarazada. Aunque hay muchas causas vamos a enumerar los principales problemas que afectan a la fertilidad de uno y de otro sexo:

  1. En el caso de las mujeres, este problema suele tener que ver con cosas como una edad avanzada. A partir de los 35 años las posibilidades de lograr un embarazo van disminuyendo. De hecho, a partir de los 40, las opciones son menores del 10%. Por este motivo hay que tener en cuenta esto y planificar con antelación. También puede ocurrir que la mujer en cuestión tenga algún tipo de lesión en sus trompas de Falopio, alteración en los ciclos menstruales o bien cuente con endometriosis. Por último, factores de riesgo tales como contar con una enfermedad, problemas de tiroides o miomas pueden incidir, directamente, en las opciones de embarazo.
  2. En cuanto a los hombres su fertilidad viene determinada por cuestiones tales como la calidad de su esperma (tanto en cuanto a cantidad como a calidad), problemas de erección o alteraciones en el tracto genital que lleven a tener problemas a la hora de depositar el semen en el fondo de la vagina. Por supuesto, su fertilidad también se ve influenciada por enfermedades y por la obesidad.

Ambos, tanto el hombre como la mujer, han de cuidarse por dentro y por fuera siguiendo una dieta equilibrada y realizando ejercicio de forma habitual. Los malos hábitos, tales como el tabaco y el alcohol han de quedar totalmente relegados. A lo anterior hay que sumar el aspecto psicológico de la fertilidad, porque también es determinante. La presión a la que muchas parejas se ven sometidas (a veces por ellos mismos y, a veces, por personas ajenas) hacen que se bloqueen de tal manera que tampoco pueden conseguir el embarazo.

Las soluciones pasan siempre por un diagnóstico y un tratamiento adecuado. Hay medidas de lo más sencillas de aplicar, como puede ser tomar infusiones medicinales que regulan el ciclo, y otras que requieren de tratamientos más específicos como puede ser la inseminación artificial, la fecundación in vitro o la inyección intracitoplasmática.

Soluciones para la pareja infertil

Forgot your details?