El recién nacido

Lactancia materna

Tiempo límite entre toma y toma en la lactancia

Uno de los mayores miedos que las madres tienen es que sus hijos pasen hambre cuando se les está dando el pecho o leche de fórmula. Por este motivo, en este artículo, nos gustaría aclarar el tiempo límite entre toma y toma en la lactancia durante los primeros meses de vida. 

Tiempo límite entre toma y toma lactancia

Uvarov Stanislav

Lactancia materna a demanda o cada 3 horas

Está demostrado que la leche materna es el alimento más completo para los bebés. Aporta todos los nutrientes que el niño necesita para crecer y desarrollarse las primeras semanas nada más nacer. Cuando una mamá elige dar de mamar antes que decantarse por la leche de fórmula, siempre se hace la misma pregunta ¿opto por la lactancia materna a demanda o cada tres horas?

Según la Asociación Española de Pediatría (AEP), la mejor opción para los bebés es la lactancia a demanda, es decir, sin horarios, ni reloj.

En los recién nacidos que aún no han recuperado el peso del nacimiento es importante darles de mamar entre 8 y 12 veces al día. Dichos bebés aún no tienen muy asimilada la técnica de la lactancia y suelen dormirse durante las tomas, alargando la duración de la misma, es muy importante vigilar que no se duerman.

Esto viene a ser lo mismo que darles de mamar siempre que lo pidan. Si el recién nacido no pide de mamar es necesario despertarle antes de que pasen 3 horas después de la última toma, estableciendo así un tiempo límite entre toma y toma en la lactancia.

La duración de las tomas en un recién nacido comienza cuando el pequeño empieza a mamar y no cuando termina. A medida que pasen las semanas, los bebés aprenden a extraer la leche de forma más rápida y las tomas no parecen interminables.

De esta forma, desaparece la sensación de estar todo el día dando el pecho.



En resumen, lo más indicado para alimentar a un bebé es la lactancia materna a demanda o cada 3 horas, en el caso de que él no reclame la toma.

¿Cómo saber si tu hijo tiene hambre?

Si tu peque no llora o demanda cuando le corresponde comer, lo ideal es saber leer entre líneas cuando puede tener hambre.

Además de la duración entre la tomas en un recién nacido, existen distintas pautas que nos indican que nuestro pequeño tiene que alimentarse y es un buen momento para darle el pecho:

  • Mueve la cabeza de un lado a otro.
  • Abre la boca.
  • Saca la lengua.
  • Se mete las manos y los puños en la boca.
  • Pone los labios como si fuera a succionar.
  • Se restriega contra los senos de la madre.
  • Manifiesta el reflejo de búsqueda.

Si prestas atención a todos estos signos, aprenderás rápidamente a saber si ti hijo tiene hambre. Comunícate con él y verás como pronto entenderás lo que necesita según sus movimientos, gestos o lloros.

¿Cuánto debe comer un bebé de un mes?

Durante los 6 primeros meses de vida, la OMS recomienda la lactancia materna a demanda y de forma exclusiva para alimentar al bebé. Sin embargo, algunas veces la madre no produce la leche suficiente para cubrir las necesidades alimenticias de su hijo/a. Para ello, está la lactancia mixta.

Aunque lo ideal es lactancia materna, muchas veces por motivos voluntarios o involuntarios, las mamás alimentan a sus hijos con la lactancia mixta. De la cual podemos diferenciar dos tipos: la lactancia mixta coincidente y la lactancia mixta alternante.

Cuánto debe comer un bebé de un mes

holbox

¿Cómo saber si el bebe ha comido suficiente?

En el caso de que sólo estés dando el pecho la manera de saber si tu hijo come lo suficiente es:

  1. Que al menos uno de los pechos se vacíe completamente de leche.
  2. La toma tiene que durar al menos diez minutos. Cinco para que el bebé extraiga la leche y otros cinco para que pueda succionar la leche final de la toma.

Si al final de la toma tu bebé llora es que probablemente siga con hambre y tengas que apoyar la lactancia materna con biberones.

Por otro lado, si tu bebé está lleno te lo hará saber mediante una serie de señales que te indicarán que ya no desea comer más. Por ejemplo, el bebé mamará más lento, se apartará del pecho o bostezará.

En cualquier caso, siempre haz caso a tu instinto y ante la duda no dejes de hablar con tu pediatra. Él sabrá cómo ayudarte. Piensa que no todos los bebés son iguales por lo que cada uno tiene su propio ritmo y sus propias necesidades.

Forgot your details?