El recién nacido

Tips para la ablactación

La alimentación de los bebés es una etapa delicada y llena de cambios. Se trata de conseguir que tu pequeño reciba los nutrientes necesarios en cada etapa de su vida. Para hacer más llevadera esta etapa te sugerimos los siguientes tips para la ablactación.

Cuando empezar la ablactacion

Syda Productions

¿Cuándo empezar la ablactación?

Tu bebé crece día a día. Por este motivo, su alimentación debe ir complementándose poco a poco. En esto consiste, precisamente, la ablactación, en una alimentación complementaria capaz de cubrir todas las necesidades para el correcto crecimiento y desarrollo de tu hijo.

En ocasiones, la transición de la alimentación complementaria no es una tarea sencilla, por ello, queremos darte algunos tips para la ablactación y conseguir que el proceso sea un éxito y no una lucha continua con tu bebé.

Seguramente ya te hayas preguntado cuándo es mejor comenzar con la ablactación. El momento ideal para ir dándole a probar al bebé nuevos alimentos es a partir de los 6 meses que es cuando su estómago y aparato digestivo está un poco más desarrollado para recibir nuevos nutrientes.

La ablactación no significa que tengas que dejar de lado la lactancia materna. Si sigues teniendo leche y ganas de darle el pecho puedes hacerlo al tiempo que le das a probar a tu hijo nuevos alimentos.

Además, la lactancia materna ayuda a que los bebés se adapten mejor a la ablactación, dado que prueban todos los sabores de los alimentos que toma la madre.

Consejos para la ablactación

El primer año de vida de tu bebé es sin duda el más delicado para ti y para él. Su cuerpecito sigue creciendo y adaptándose a los cambios.



Su alimentación el primer año de vida, generalmente, empieza con la leche materna, en caso de que la madre pueda ser lactante y desee darle el pecho. En el periodo de lactancia materna pueden darse dos casos:

  1. Que tu leche sea suficiente para cubrir las necesidades del bebé.
  2. Que necesites complementar su alimentación con leche artificial.
Consejos para la ablactación

FamVeld

A partir del sexto mes, tu pequeño ya estará listo para probar cosas nuevas. Los mejores consejos para la ablactación es comenzar de forma suave y sin prisas.

Dale a probar en una cucharita pequeña un poco de puré de verduras o frutas. Es normal que al principio el niño ponga caras raras. Ten en cuenta que son sabores y texturas totalmente desconocidas para él.

  • A los 6 meses tu hijo ya podrá comer verduras y frutas. Siempre preparados de la forma más natural posible y sin ningún tipo de aditivos.
  • A los 7 meses puedes probar con introducirle cereales triturados en sus purés. De esta manera, se irá acostumbrando a texturas un poco más gruesas. En esta etapa, las verduras, las frutas y los cereales le aportarán hierro y vitaminas muy beneficiosas para su sano crecimiento.
  • A los 8 meses ya puedes empezar a darle carne en puré como el pollo. Aunque hay bebés que ya la admiten a los 7 meses. Asimismo, ya podrás introducir en la dieta del niño yema de huevo cocida. Rica en proteínas y minerales.
  • A los 9 meses comienza a darle al pequeño los derivados de la leche, así como dulces caseros. Pero siempre sin la clara del huevo, ya que aún no puede asimilarla. Los lácteos aportarán al niño todo el fósforo y calcio que necesita.
  • A los 10 - 11 meses de vida dale a tu hijo alimentos un poco más complejos como fresas, zumo de naranja o chocolate.
  • A los 12 meses el pequeño ya está preparado para probar el pescado y los mariscos. Del mismo modo, que su cuerpo ya asimilará la clara del huevo.

Ten presente que no todos los bebés crecen y se desarrollan al mismo ritmo, por lo que saber cuándo empezar y cuándo finalizar la ablactación es algo muy relativo.

El caso es ir con mucha paciencia y seguir estos tips para la ablactación según el propio ritmo del niño. Ante el desarrollo de posibles complicaciones, alergias o intolerancias alimenticias acude siempre al pediatra.

Forgot your details?