Toxoplasmosis en el embarazo

La toxoplasmosis es una infección provocada por un microparásito que, en terminología médica, se llama toxoplasma gondii. En personas con un sistema inmunológico saludable es una enfermedad leve, pero durante el embarazo puede ocasionar complicaciones graves porque puede infectar a la placenta y al bebé.

¿Qué probabilidades tengo de contraer toxoplasmosis en el embarazo?

Los expertos calculan que el 75% de las mujeres embarazadas pueden contagiarse pero, por suerte, sólo pocas la contraen  y tampoco todas la trasmiten a sus bebés.



En el caso de contagio durante la gestación, el riesgo de transmisión al bebé aumenta a medida que avanza el embarazo. En el primer trimestre si te infectas de toxoplasmosis el riesgo de que contagies al bebé es de un 15%, en el segundo trimestre aumenta a un 30%, mientras que en el tercer trimestre el riesgo es bastante alto, supera el 60%.  Pero no te alarmes, aunque el riesgo de contagiarse es más alto al final del embarazo, las consecuencias para el bebé son mucho más leves que si te infectas en el primer trimestre, porque el parásito invade las células, donde se multiplica, y produce lesiones en los órganos del feto que se están formando cada momento.

Según las estadísticas sólo el 15% de las mujeres embarazadas son inmunes a la toxoplasmosis, una infeccion que puede ocasionar graves consecuencias al bebé

¿Cómo se contrae la toxoplasmosis?

Como hemos mencionado anteriormente, la toxoplasmosis es una enfermedad que se produce por el parásito llamado toxoplasma godii, un parásito que se encuentra en la carne de muchos animales, entre ellos el cerdo.

Si la enfermedad se contrae en cualquier etapa de la vida suele ser asintomática, y te inmuniza ya de por vida, pero si se contrae durante la gestación, como ya hemos dicho, puede ser peligrosa para el bebé. Por eso, durante el embarazo se realizan análisis periódicos a las mamás, el primero para saber si estás inmunizada, en ese caso se acaban las preocupaciones, pero si no lo estás tendrás que vigilar especialmente lo que comes durante estos próximos 9 meses.

Puedes contraer la enfermedad si comes carne o embutidos crudos o poco cocinados, también si consumes frutas o verduras crudas que no hayan sido bien lavadas previamente. Y cuidado si tienes gatos, el toxoplasma puede infectarlos y ellos lo excretan por las heces, así que mejor evitar tener un contacto excesivo si no eres inmune al toxoplasma.

Si eres una amante de los felinos, descubre si puedes tener gato estando embarazada.

Síntomas de la toxoplasmosis

Sus síntomas son casi imperceptibles, e incluso en muchos casos ni los hay. Puede ser que tengas fiebre, dolor de garganta, dolores  musculares y cansancio, estos síntomas suelen aparecer unas tres semanas después de haberte infectado. Lo mismo sucede con la listeriosis durante el embarazo, una enfermedad que no suele presentar síntomas, o bien, son muy parecidos a los de una gripe.

Como sus síntomas son tan leves, o  se pueden confundir fácilmente con un resfriado, en todos los análisis de sangre que te realicen durante el embarazo se comprueba que no te hayas contagiado por este parásito.

Los gatos y la toxoplasmosis

Los gatos son uno de los principales transmisores de la toxoplasmosis, así que si no estás inmunizada lo primero que deberías hacer es practicar un análisis de sangre a tu gato para saber si ha pasado la enfermedad, si está inmunizado ya no es peligroso, problema resuelto, pero en caso contrario podrías contagiarte si la contrae mientras tú estés embarazada.
Los gatos pueden contagiar la toxoplasmosis

¿Qué precauciones debo tomar para evitar que mi gato contraiga la toxoplasmosis?

Lo primero es cuidar su alimentación, evita por todos los medios que coma carne cruda, así que cocina su comida o opta por el pienso o la comida precocinada para gatos. También evita en la medida de posible que salga a la calle para que no coma nada en mal estado o algún ratón.

En cualquier caso no deberías tocarlo demasiado, y si lo haces luego lávate bien las manos. Además intenta que sea otra persona la que limpie sus heces, cada día se debería cambiar la tierra e higienizar la zona, si lo haces tú siempre ponte guantes.

Si no has pasado la toxoplasmosis, ni tu gato tampoco, debes tener muy en cuenta su alimentación y no tocar sus heces para evitar contagiarte en caso que él se infecte.

¿Cómo evitar la toxoplasmosis?

Si no has pasado la toxoplasmosis durante estos próximos 9 meses tendrás que comer la carne bien cocinada, más o menos a unos 65 grados, porque el toxoplasma muere a altas temperaturas. Así que mejor la sartén para cocinar que el microondas.

El toxoplasma tampoco sobrevive a las bajas temperaturas, por lo tanto,  se puede comer productos crudos que hayan estado durante unos 3 días a 10 grados bajo cero, antes de utilizar el congelador de casa asegúrate que es capaz de alcanzar esa temperatura.
Evita con algunas recomendaciones la toxoplasmosis

Debes tener también muy en cuenta que el jamón es un producto “curado” no está cocinado, igual que los salchichones y derivados.

10 consejos básicos para evitar el contagio de la toxoplasmosis

  1. Cocina bien la carne.
  2. Lávate bien las manos después de tocar carne cruda.
  3. Las frutas y verduras que vayas a comer crudas ponlas en remojo durante unos minutos con unas gotas de lejía,  luego enjuágalas. En los supermercados también venden productos específicos para higienizar frutas y verduras. ¿Las fresas pueden provocar toxoplasmosis? Conoce la respuesta.
  4. No comas huevos crudos o poco hechos.
  5. Tampoco tomes embutidos sin haberlos congelado previamente.
  6. Evita los patés caseros.
  7. Recuerda que el jamón es carne curada. ¿Puedo comer jamón serrano durante el embarazo? o ¿puede el pavo contagiarme la toxoplasmosis? Resuelve todas tus dudas sobre esta enfermedad de la gestación.
  8. Evita los trabajos de jardinería.
  9. Lávate bien las manos después de tocar un gato.
  10. Evita a toda costa tocar los excrementos de gato, y si tienes uno, no le des carne cruda, opta por cocinarla, el pienso o las latas de comida para gatos.

¿A qué pruebas médicas debo someterme durante el embarazo?

Las pruebas médicas de control prenatal son las exploraciones que te permiten seguir el desarrollo del embarazo y comprobar que todo va bien para ti y tu bebé. Deberás dirigirte a la consulta del médico a las seis u ocho semanas de la última regla.

Toxoplasmosis congénita: riesgos para el bebé

Como hemos dicho, existe alrededor de un 40% de probabilidades de que la madre que se infecta de toxoplasmosis durante el embarazo la transmita feto. Esta infección fetal es lo que se conoce como toxoplasmosis congénita. Las probabilidades de infección que aumentan en el tercer trimestre pero, en cambio, en este periodo tiene riesgos para el futuro bebé más leves.
Riesgos de contraer la toxoplasmosiss

Los principales riesgos para el feto infectado de toxoplasmosis son:

  • Puede provocar un aborto espontáneo o el nacimiento sin vida del bebé.
  • Algunos pueden morir a los pocos días de nacer.
  • Retraso mental o parálisis cerebral.
  • La toxoplasmosis también les puede provocar infecciones en los ojos o el hígado.
  • Neumonía.
  • Ictericia.

Aunque un 75% de las futuras mamás tienen riesgo de infectarse de toxoplasmosis durante el embarazo, porque no estan inmunizadas, siguiendo ciertas pautas de alimentación e higiene muy básicas es fácil evitar el contagio.

alimentos que transmiten la toxoplasmosis
Enfermedades

Tipos de toxoplasmosis

Las madres especialmente en contacto con animales domésticos como los gatos sienten especialmente preocupación por este tipo de enfermedad en el embarazo que es infecciosa.
Dudas

¿La embarazada puede contagiar la toxoplasmosis al futuro bebé?

Cuando una mujer embarazada contrae toxoplasmosis por primera vez la probabilidad de que transmita la infección al feto es de un 40%; sin embargo, el riesgo de la infección del futuro bebé depende del momento en que la embarazada contrae la infección.
DUDAS

Forgot your details?