El recién nacido

Tratamiento de la ictericia en el recién nacido

La ictericia es una patología frecuente en los bebés recién nacidos por la que adquieren un tono más amarillento en la piel y en el blanco de los ojos. Se trata de una enfermedad que se da tras el el embarazo y el parto, que en la mayoría de los casos no tiene mayores complicaciones y que remite a las dos semanas de haber aparecido. El tratamiento suele ser sencillo siempre y cuando se diagnostique a tiempo, pero es necesario efectuar el tratamiento de la ictericia en el recién nacido cuanto antes.



Bilirrubina recién nacido valores normales

Evgeny Atamanenko || Shutterstock

Diagnóstico de la ictericia en recién nacidos

¿Qué es la ictericia en el recién nacido? lo primero que debes de saber es que es fácil de diagnosticar en la mayor parte de los casos, ya que normalmente estos bebés prematuros nacen con un tono de piel normal y poco a poco y durante los primeros días de vida van variando hacia un tono amarillo, por lo que los padres rápidamente notan que algo no funciona correctamente y acuden al médico.

La ictericia es sencilla de diagnosticar, ya que los padres notarán como al bebé le cambia la tonalidad de la piel y esta se vuelve más amarilla.

Además, cuando la ictericia va un poco más allá, es posible que los bebés sufran ligeras molestias que les hagan llorar, quejarse, tener fiebre y tener pocas ganas de alimentarse, como una especie de cansancio. Todos ellos son síntomas que hacen que los padres se preocupen en acudir a un experto que les dé una solución. Si te preguntas ¿qué hacer si tu bebé tiene ictericia?, continúa leyendo, y descubre el tratamiento de la ictericia en el recién nacido.

Cuidados ictericia en recién nacido

Halfpoint1000 || Shutterstock

Cómo tratar la ictericia en los bebés

Uno de los problemas de salud en los recién nacidos es la ictericia neonatal les ocurre a una gran parte de los bebés recién nacidos, por lo que el tratamiento, al tratarse de una patología no muy grave y que les ocurre a una temprana edad, es muy sencillo.

  • Cuando se trata de una ictericia leve, que tan solo les afecta a la cara volviéndose más amarillenta, la solución que aportan los médicos es la de exponerlo todos los días un rato a la luz del sol, o bien desde una ventana o sacándolos a pasear con el cochecito destapando la capota. El sol disuelve las moléculas de la bilirrubina y hace que el bebé las elimine mediante la orina o mediante las heces. Es por ello que la mayor parte de las veces relacionamos la ictericia con el bebé al sol.
  • Es posible que el tratamiento de la ictericia en los bebés deba ir un paso más allá cuando no solo se manifiesta en la cara sino que afecta también al abdomen y a las extremidades. En estos casos el médico optará por el ingreso del recién nacido donde le realizarán un tratamiento con fototerapia en una luz ultravioleta varias horas al día hasta que los niveles de bilirrubina desciendan y pueda tener unas analíticas normales. En estos casos el ingreso y el tratamiento de la ictericia en el recién nacido no dura más de una semana.

El tratamiento para la ictericia más leve y más frecuente es exponer varias veces al día al bebé a los rayos del sol.

  • Otro de los casos de ictericia que suelen ocurrir es la ictericia de la leche materna, que afecta a aquellos bebés que están recibiendo alimentación del pecho de las madres. En estas situaciones existe una sustancia que hace que aumente la absorción de la bilirrubina. El especialista recomendará que el bebé deje de tomar leche materna durante dos días aproximadamente y tome leche de fórmula para posteriormente volver a la alimentación que llevaba anteriormente.

Los cuidados de la ictericia en el recién nacido deben ser estrictos, ya que cuando se trata de la ictericia patológica y se agrava es posible que llegue a repercutir en sordera o parálisis cerebral, por lo tanto el tratamiento de la ictericia en el recién nacido debe ser llevado correctamente.

Forgot your details?