Retención de líquidos en el embarazo

La retención de líquidos durante el embarazo es una de las molestias más frecuentes. Afecta a la mayoría de las mujeres, especialmente a aquellas que padecen trastornos cardíacos y renales, y su intensidad puede aumentar en las épocas del año más calurosas. Es a partir del tercer mes de embarazo cuando las embarazadas pueden notar cansancio, pesadez o hinchazón en las piernas como resultado de la retención de líquidos, por lo que es importante descansar con las piernas elevadas al final del día, beber abundante agua y hacer unos pequeños cambios en la dieta, siempre bajo recomendación del médico.



A continuación, vamos a darte algunos consejos básicos para aliviar la retención de líquidos en el embarazo y reducir al máximo los efectos que provoca en tu organismo.

CONSEJOS

  • Controla tu peso

    Para evitar la obesidad es importante que sigas una dieta equilibrada y practiques ejercicio moderado a lo largo de la gestación.

  • Sigue una dieta rica en potasio

    El plátano, el calabacín o la piña son alimentos que ayudan a eliminar los líquidos a través de la orina.

  • Elimina la sal de la dieta

    La sal restringe la circulación de la sangre y, por tanto, propicia la retención de líquidos.

  • Date duchas de agua fría

  • No permanezcas mucho tiempo de pie

  • Usa medias elásticas de compresión

    Evitan la formación de edemas, ya que al ejercer una ligera presión en las piernas, favorecen el retorno sanguíneo.

  • Usa ropa y calzado cómodo y holgado

Posibles causas de la Retención de líquidos en el embarazo

Lo primero que debes saber sobre la retención de líquidos en el embarazo es que se produce a causa de los cambios hormonales que se desarrollan en tu cuerpo. El volumen de la tripa comprime los vasos sanguíneos y esta tensión provoca que se acumule líquido en los tejidos. La falta de agua en el organismo es otra de las causas de la retención de líquidos en el embarazo, así como un exceso de sodio o de sal en la dieta.

Asimismo, y como ya hemos explicado anteriormente, las mujeres que padecen problemas cardíacos o renales son más propensas a padecer esta molestia.
Advertencia
Si, a pesar de seguir las recomendaciones de tu médico, tus piernas continúan hinchadas e, incluso, se tornan de un color morado, deberás acudir al hospital inmediatamente para que te realicen las pruebas médicas necesarias. Solo así podrán descartar una posible preeclampsia o hipertensión durante el embarazo y otro tipo de complicaciones que puede producir una retención de líquidos excesiva.

Tratamientos para aliviar la Retención de líquidos

El tratamiento para la retención de líquido en el embarazo debe intensificarse al comenzar el tercer trimestre del embarazo y en los momentos más próximo al parto. Aunque será tu médico quien te indique cómo tratar tu caso, lo ideal es que tú misma apliques una serie de medidas en casa para evitar la retención de líquidos en el embarazo, como por ejemplo:

  • Controlar el peso a lo largo de todos los meses de la gestación.

  • Practicar ejercicio moderado para favorecer la circulación sanguínea o caminar 30 minutos al día.

  • Seguir una dieta equilibrada: aumentar el consumo de alimentos ricos en potasio alimentos diuréticos para embarazadas, así como restringir el consumo de sal, ya que dificulta la circulación de la sangre.

  • Evitar permanecer mucho tiempo de pie.

  • Recurrir a masajes o drenajes linfáticos.

aliviar la Retención de líquidos de forma natural

Remedios para aliviar la Retención de líquidos en el embarazo

Las duchas de agua fría son, tal vez, los mejores remedios caseros para aliviar la retención de líquidos en el embarazo. Evita los baños calientes o las saunas y utiliza ropa holgada para evitar que las costuras aprieten tu cintura o tus piernas. Recuerda beber 2 litros de agua al día, practicar ejercicios moderado y no permanecer mucho tiempo de pie.

Forgot your details?