Pruebas embarazo

Pruebas embarazo: monitorización fetal

La monitorización fetal sirve para controlar el estado de salud del bebé mediante el registro de la variación cardiaca del feto y de las contracciones maternas. Puede realizarse por vía externa o interna.

monitorizacion-fetalCon el monitor externo se fijan dos dispositivos (transductores) al abdomen de la madre, que son los que van a realizar los registros, que irán reflejándose en una gráfica sobre un rollo de papel continuo para después ser analizados por el ginecólogo. Uno registra el latido cardiaco fetal y el otro las contracciones uterinas.

El monitor interno (un cable con un sensor) se conecta al cuero cabelludo del bebé, introduciéndolo a través del cuello uterino.

¿Qué detecta?

El monitor fetal evalúa la respuesta del bebé a las contracciones uterinas, registrando su latido cardiaco. De esta forma, al interpretar el registro se puede determinar el riesgo de pérdida de bienestar fetal.

El corazón del feto late a un promedio entre 120 y 160 pulsaciones por minuto. Una alteración significativa de ese ritmo, inferior o superior, delata que existe algún tipo de sufrimiento fetal, bien sea por falta de oxigeno, mala colocación o por cualquier otra causa.

¿A quién se la hacen?

A todas las mamás gestantes cuando se acerca el momento del parto. La prueba dura unos 20 minutos, aproximadamente.

¿Cuándo se realiza?

Durante el parto o antes del mismo si existe riesgo de afectación del estado del feto.

¿Tiene riesgos?

Por regla general, la monitorización electrónica no afecta al desarrollo del parto, ni incide en la salud de la madre o el bebé. Es muy eficaz para detectar problemas y nos ofrece muchos datos acerca del bienestar fetal.

Forgot your details?