Recomendados

Factores a tener en cuenta si quieres ir al gimnasio estando embarazada

¡Ya llegó la noticia que esperabas! Vas a tener un bebé y todo son emociones positivas, pero también muchas dudas, sobre todo para las que vamos a ser mamás por primera vez y tenemos una vida activa y adaptada a los nuevos tiempos. Una de las más frecuentes es si podremos ir al gimnasio como hemos hecho hasta ahora.

Hacer gimnasia en el embarazo



Pero hay muchas más dudas que copan nuestra atención. Con respecto a la alimentación, ahora debemos cuidarla más: evitar algunos alimentos como embutidos, bebidas gaseosas, grasas y alcohol, es fundamental para tener un adecuado embarazo. Ni que decir tiene que también debemos cortar con el tabaco y otras sustancias perjudiciales.

Dos grupos de embarazadas

Pero centrándonos en la relación entre el embarazo y el deporte, las futuras mamás podemos clasificarnos en dos grupos: aquellas que no realizamos ejercicio frecuentemente, y las que sí lo tenemos incorporado en nuestra vida. Seas del grupo que seas, no te preocupes. En ambos casos siempre debes consultar con tu ginecólogo antes de hacer deporte y saber que durante el primer trimestre de embarazo no es recomendable practicarlo, por el mayor riesgo de aborto.

Si te has clasificado dentro del primer grupo, es decir, no prácticas deporte con regularidad, ahora tampoco es el momento de cambiar ese hábito de forma brusca. Eso no quiere decir que no puedas realizar ejercicios suaves como yoga o pilates para embarazadas, caminar varias horas a la semana, natación, etc.

Ahora bien, si te identificas con el grupo de las mamás deportistas y estás acostumbrada a un ritmo fuerte de ejercicio, en esta etapa de tu vida deberás rebajarlo e incluso suprimirlo de momento si el deporte que practicabas es de alto impacto como escalada, boxeo, salto, spinning, etc. Pero no te asustes, eso no implica dejar de ir al gimnasio para practicar los ejercicios adecuados para ti.

Qué y dónde practicar

¿Gimnasio sí o no? La respuesta es sí, siempre y cuando se trate de un centro de confianza y en el que haya profesionales que nos puedan guiar para no lesionarnos. Podemos realizar abdominales, pero un entrenador debe indicarnos cuáles son los adecuados según nuestro mes de embarazo. También, si nos gusta el ejercicio activo de cardio, nos permiten su práctica siempre que no supere 140 puls/min. Cada vez podemos encontrar más gimnasios donde se ofrecen ejercicios concretos para embarazadas, que combinan el bienestar físico y mental. Por ejemplo, Forus diseña entrenamientos específicos para que la embarazada se encuentre lo mejor posible durante esta etapa tan especial. Sus expertos nos guiarán en todo momento y combinarán ejercicios suaves con control de la respiración, relajaciones, etc.

Los cambios en el cuerpo que se experimentan durante el embarazo pueden causar contracción muscular y alguna dolencia. En los gimnasios especializados podemos realizar estiramientos controlados por un monitor, que son muy importantes en esta etapa para corregir nuestra postura, evitar dolencias musculares, descansar mejor y, en definitiva, conseguir un mejor humor. Pese a que seamos muy constantes y el deporte forme parte de nuestro estilo de vida, nunca debemos forzar si en determinados momentos estamos cansadas o no nos encontramos bien.

Forgot your details?