¿Cómo cambiar pañales a un recién nacido?

Después del primer embarazo, es posible que te plantees muchas preguntas sobre el cuidado del bebé. Una de las dudas más frecuentes de las mamás primerizas es la siguiente: ¿cómo cambiar pañales a un recién nacido? Cuando nacen, los bebés son muy sensibles e indefensos y hemos de tratarlos con especial cariño y delicadeza. Al cambiar un pañal a un bebé tendremos que colocarlo en una superficie limpia y blandita para que no se haga daño y se encuentre lo más cómodo posible mientras le colocamos el pañal.


¿Cómo cambiar a un bebé recién nacido?

Cambiar un pañal es un proceso que con la experiencia se tornará cada vez más rápido y sencillo. Durante sus primeros días de vida tendremos que tener cuidado y paciencia para no lastimar a nuestro bebé. Es posible que llore o que haga sus necesidades en el momento en el que estés limpiando su piel, por lo que deberás tener a mano pañales extra. Además, es probable que el bebé gaste más pañales de lo que piensas. No te preocupes, es algo que viven todos los papás primerizos y que con el tiempo recuerdan con cariño.

Cómo cambiar un pañal paso a paso

Antes de cambiar el pañal del bebé, es importante que te laves las manos y que sitúes el cambiador en su correcta posición. Prepara 2 pañales, toallitas húmedas y polvos de talco y coloca al bebé sobre el cambiador. A continuación, vamos a indicarte los pasos que deberás seguir para cambiar el pañal a un bebé recién nacido. Toma nota:

  1. Despega el cierre adhesivo del pañal y dóblalo debajo de su espalda, sin retirarlo.
  2. Sostén al bebé por los tobillos y limpia delicadamente las partes íntimas del bebé con ayuda de una toallita húmeda (sin olvidarte de los pliegues que forman los muslos). Después, aplica un poco de polvos de talco en las zonas donde roce el pañal.
  3. Retira el pañal sucio.
  4. Abre el pañal limpio y colócalo debajo de su culito mientras lo levantas delicadamente de sus tobillos.
  5. Pliega la parte anterior del pañal hacia arriba y despega las cintas adhesivas para pegarlas y ajustarlas a la cintura del bebé a continuación.
Recuerda no dejar al bebé desatendido en ningún momento. Incluso los bebés recién nacidos son capaces de moverse y rodar por ellos mismos.

Fuente: WATERSON, Dr. A.J.R. (2015). La Biblia del cuidado de tu hijo. (Ana Guelbenzu de San Eustaquio; Pilar Alba Navarro; trad.). Barcelona, España: editorial Grijalbo. Edición actualizada. (Obra original publicada en 2009 en el Reino Unido por Carroll & Brown).

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
Estudié Periodismo porque lo mío era contar historias y formo parte del equipo de redacción de Elembarazo.net desde 2015. Ahora, dedico una parte de mi vida profesional a investigar y escribir sobre todo lo que envuelve al mundo de la maternidad, la dulce espera y la llegada del recién nacido.

Además, cuento con más de cinco años de experiencia en la redacción de contenidos digitales y el diseño e implementación de estrategias de comunicación. En la actualidad, encabezo el área de Comunicación y Relaciones Externas de Elembarazo.net.

© 2008 - 2020 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account