La lactancia materna y el pecho

¿Tu bebé ya se ha familiarizado con las tomas? Si has optado por dar de amamantar a tu hijo, debes conocer las dificultades que conlleva. En este artículo, abordamos los cuidados para evitar los problemas asociados a la lactancia materna y el pecho.

Las mejores precauciones para dar de mamar adecuadamente y reducir las dificultades son: una alimentación saludable, el descanso y los cuidados de los pezones.


Es importante señalar que la lactancia no estropea los senos y se recuperarán una vez se estabiliza el ciclo hormonal y se deja de dar de mamar. Sin embargo, engordar demasiado, o llevar un sujetador de premamá malo, conlleva a que el pecho pierda su tonicidad.

La Lactancia materna y el pecho

Uvarov Stanislav

Descubre cómo amamantar al bebé en 10 pasos, las mejores posiciones y toda la información sobre la lactancia materna.

El cuidado de los pezones

La lactancia materna debe basarse en el mimo y el cuidado de los pezones y la areola. Lo ideal, es usar una crema hidratante inodora, entre toma y toma. La piel de la madre la absorberá rápidamente y el sabor u olor no molestará al bebé. Además, se debe masajear con suaves círculos en parte superior de los senos para estimularlos.

La preparación de los pezones

¿Te han surgido problemas para dar el pecho? ¿Tienes los pezones muy  sensibles o umbilicados? ¿El recién nacido no es capaz de cogerlos bien? Antes de cada una de sus tomas, tira y masaje el pezón y la zona del senos para estimularlos. Así, la leche comenzará a salir y será mucho más fácil alimentar al pequeño. Si los problemas en la lactancia materna persisten, acude a tu médico para seguir sus pautas al pie de la letra.

Respondemos las preguntas más frecuentes sobre la lactancia materna y el pecho, descubre todos los detalles sobre cómo alimentar al bebé, o cuánto dar en cada toma.

La hipersensibilidad en los pezones

Es completamente normal sentir hipersensibilidad de los pezones. Al principio de la lactancia, los senos están doloridos. Generalmente, se debe a que el bebé todavía no ha cogido correctamente el pezón y la areola. Corrige siempre que puedas su manera de mamar, si succiona demasiado rápido, puedes ralentizar el proceso sosteniendo el mentón del bebé con suavidad.

Una vez aprende y la madre se habitúa dar el pecho, disminuye la hipersensibilidad. En caso de tomar las medidas necesarias y no obtener los resultados esperados, puedes sustituir algunas tomas por biberones y usar pezoneras de silicona. ¿Conoces algún consejo práctico para facilitar la lactancia materna y el cuidado de los pezones?

Por último, en este artículo hablamos de los 10 mitos sobre la lactancia materna ¿te lo vas a perder? Sigue leyendo

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
Vivo el mundo de la maternidad como si fuera mi profesión. Publicista de formación y escritora de vocación, la llegada al mundo de mi primera sobrina cambió mi día a día por completo. Ahora escribo para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones para mamás primerizas.

Tras los estudios de la carrera de Publicidad y RRPP por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia en 2010 y del Máster en Comunicación y Branding Digital del CEU en 2011 comencé mi andadura en el mundo digital. Actualmente tengo una dilatada experiencia como redactora en temas de maternidad, el cuidado del bebé y sobre el embarazo.

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account