Motivos por los que la lactancia materna no es un imposible

Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna es la mejor manera de alimentar a un niño recién nacido, y está debe ser de forma exclusiva hasta los seis meses de edad, y con alimentación complementaria hasta los dos años de vida del niño. Hoy nos centramos en los motivos por los que la lactancia materna no es un imposible.

lactancia materna

Africa Studio || Shutterstock

Has de tener muy presente que la leche materna protege a tu hijo frente a infecciones y alergias, que le disminuye el riesgo de padecer diarreas y cólicos del lactante, que reduce también el riesgo de muerte súbita, y que de cara al futuro, disminuye la tendencia a que el niño padezca obesidad o problemas cardíacos.

Además de tener múltiples beneficios la lactancia materna es rica en nutrientes y cambia en función de las necesidades del bebé o el sexo del mismo.

Sin embargo, en muchas ocasiones las madres sienten que es imposible dar de mamar a sus hijos porque tras varios intentos desde los primeros días de su nacimiento, han percibido problemas o molestias que les afectan tanto a ellas como a sus bebés.


Una de las principales causas que hacen imposible dar de mamar al bebé, es cuando éste no es capaz de engancharse al pecho de su madre, y por lo tanto, rechaza ser alimentado. En este sentido, los expertos en neonatología recomiendan que la madre comience a darle el pecho a su hijo en los 30 primeros minutos después del parto. De esta manera se establecerá antes la secreción láctea, y el bebé recuperará rápidamente el peso que tuvo al nacer. Es interesante que conozcas cómo ayudar a tu bebé a coger correctamente el pecho, te damos algunos consejos para ello.

Para que el niño se enganche al pecho sin dificultad, la madre ha de cuidar su postura para facilitarle a al niño el enganche al pecho. Además, es conveniente colocar al bebé frente al pecho de la madre, para que éste no tenga que girar o agachar la cabeza para llegar al pezón. Esta postura es conocida como 'barriga con barriga' y es la más cómoda tanto para la madre como para el niño. Sin embargo, si no te convence prueba otras posiciones para amamantar al bebé.

Otro de los motivos que pueden hacer difícil la lactancia materna, es que la madre sufra problemas como las grietas en los pechos o los síntomas de la mastitis o otros problemas de la lactancia materna. Hay que tener en cuenta que ninguna de estas dos dolencias son motivo suficiente para abandonar la lactancia materna, ya que ambas se pueden tratar.

En muchos casos, la conciliación de la vida familiar y laboral también pueden añadir dificultades al proceso natural de la lactancia materna. Sin embargo, con una buena planificación de las tomas y mediante la extracción manual de leche, el bebé podrá seguir alimentándose de la leche de su madre aunque ésta tenga que irse cada día a trabajar.

conciliacion vida familiar y laboral

Jacob Lund || Shutterstock

Conoce las causas de abandono de la lactancia materna más comunes y evita que interfieran en la alimentación de tu bebé.

Causas que hacen imposible la lactancia materna

Aunque las razones para no amamantar al bebé son muy pocas, sin embargo, sí que existen algunos motivos por los que se desaconseja la lactancia materna y estos son fundamentalmente dos.

  • En primer lugar, si el bebé sufre alguna enfermedad que le impide la ingesta de leche, es muy probable que el pediatra desaconseje la lactancia materna y que deba ser alimentado con leche de fórmula especiales. Las enfermedades más comunes son la fenilcetonuria o la galactosemia, que impide al organismo del bebé la descomposición de la galactosa (un azúcar simple que es el compuesto principal de la leche).
  • En segundo lugar, algunas enfermedades de la madre también pueden ser motivo suficiente para tener que abandonar la lactancia materna. Este es el caso, por ejemplo, de las madres que sufren cáncer y que están recibiendo tratamiento a base de quimioterapia citotóxica.

En el caso de que la madre se tenga que someter a una operación de reducción mamaria, también será imposible continuar con la lactancia materna. También, cuando la madre tiene un alto nivel de yodo en la sangre porque está recibiendo un tratamiento específico y los médicos le desaconsejarán amamantar a su bebé.

Pero generalmente, siempre hay una solución que pueda ayudar a seguir dando de mamar al bebé y disfrutar de los beneficios de la leche materna, toma nota de los motivos por los que la lactancia materna no es un imposible y ante cualquier duda, consulta con el pediatra o la matrona.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
  • Dirección General de Salud Pública, Recomendaciones para la lactancia materna, consulta en línea: https://www.aeped.es/sites/default/files/5-lm_canarias.pdf
  • Waterson, Dr. A.J.R. (2015). La Biblia del cuidado de tu hijo. (Ana Guelbenzu de San Eustaquio; Pilar Alba Navarro; trad.). Barcelona, España: editorial Grijalbo. Edición actualizada. (Obra original publicada en 2009 en el Reino Unido por Carroll & Brown).
Licenciada en Periodismo y Máster en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Trabajo como periodista freelance desde hace más de 10 años.

Mamá de dos niñas pequeñas y afortunada porque cada día me gano la vida haciendo lo que más me gusta: escribir y transmitir información a los demás, a la vez que desempeño las labores propias de la crianza de dos peques. ¡Ser mamá es difícil pero plenamente enriquecedor!

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account