Lactancia materna

Cómo curar grietas en los pezones en la lactancia materna

Amamantar es una de las funciones básicas para las que está preparado el pecho de la mujer, al que puede acceder el bebé tras su nacimiento. Habrá madres que elijan otra opción, pero la de dar el pecho a nuestro hijo, es la biológicamente apta y natural. Algunos de los argumentos en contra de este proceso son los dolores que padecen muchas madres al dar de mamar a sus pequeños. La realidad médica dice que ese dolor que una madre puede sentir mientras se encuentra dando el pecho a su bebé, no es causada por el hecho en sí y porque la práctica sea algo contrario a lo que la naturaleza estableció en su momento. Dar el pecho a nuestro hijo no produce dolor, pero sí puede provocarlo una mala toma por parte de nuestro pequeño.

Cómo evitar las grietas en los pezonesOksana Kuzmina || Shutterstock

Las grietas que aparecen en los pezones al dar de mamar, afectando muchas veces además a gran parte de la areola, suelen ser un problema “mecánico” causado por una succión disfuncional de nuestro pequeño, o por un problema de falta de movilidad de la lengua (anquiloglosia o frenillo sublingual corto).



Cuando aparecen estas grietas causan un fuerte dolor, por afectar a una zona que es de gran sensibilidad y porque si optamos por esta vía de alimentación su uso es más que reiterado a lo largo del día. Cuando las veamos surgir, debemos dar rápidamente solución a la causa y curar las heridas producidas con urgencia. Porque una grieta en el pecho no deja de ser una herida.

Soluciones con Nursicare

Muchos métodos han ido evolucionando a lo largo del tiempo para satisfacer a las madres que sufren daños de este tipo al amamantar a sus hijos. Aerosoles, pomadas, cremas, incluso masajes específicos para la zona, etc. Cada uno de ellos ha ido aportando su propio grano de arena a la causa y, gracias a la combinación de las facultades de muchos y a sus logros y errores, se ha logrado crear el apósito perfecto para el cuidado de los pezones durante la lactancia materna. Los parches de Nursicare, son una solución real para todas aquellas mujeres que quieren seguir dando el pecho a sus hijos, pero que ven sus posibilidades mermadas a causa del intenso dolor que les produce la succión de su pequeño.

Un proceso de curación real y eficaz

Los apósitos de Nursicare crean un ambiente húmedo en el pecho para acelerar el proceso de curación de las grietas. Al estar compuestos por una mezcla de glicerina con un agente limpiador adherida a una membrana de poliuretano semipermeable, logran, a su vez, que la herida cicatrice en menor tiempo, y aportan soluciones reales al eliminar los causantes de las infecciones y la correcta respiración de las grietas. Estos parches para grietas en el pezón lactante ayudan a la disminución y rápida desaparición final de la sensación de dolor al poco de usarlos, permitiendo que el período de lactancia no se interrumpa y en pocos días el pecho de la madre vuelva a lucir como al principio, sin heridas, ni hinchazones y/o rojeces.

Pasar por este proceso de incertidumbre, sobre todo para madres primerizas, y sentirse desilusionada por pensar que nuestra elección natural de dar el pecho no es factible por culpa del insoportable dolor, ya no será un problema.

Son muchas las mujeres que han usado estos parches de Nursicare, comprándolos mediante su tienda online, y las que han visto solucionado su problema de modo eficaz. Grietas que no sólo han desaparecido momentáneamente, sino que lo han hecho de forma definitiva para no volver a aparecer (siempre hay que resolver en primer lugar la causa que ha generado la grieta).

Los apósitos frente a otros métodos

Hablando en un término genérico, los apósitos que actualmente podemos encontrar en el mercado tienen a su favor muchos más puntos que otros métodos de aplicación para el cuidado de los pezones durante la lactancia materna (como por ejemplo las pomadas que deben limpiarse antes de efectuar la toma, pues irritan todavía más la piel del pecho. Del mismo modo, los protectores de pezones, que pueden ayudar a protegerlos cuando se encuentren doloridos, pero no a subsanar el problema), ventajas que favorecen tanto a la madre en su curación, como a la salud del pequeño.

Dar el pecho es un momento único y especial para el vínculo materno. La experiencia, tanto para la madre como para el bebé, es un acto biológico que debería poder llevarse a cabo sin más, si esa es la elección de la madre. Si percibís que vuestros pezones empiezan a agrietarse, acudid rápidamente a vuestro profesional médico para informaros. Si debéis interrumpir la lactancia, es conveniente no olvidar que tendréis que seguir extrayendo la leche para evitar la congestión de los conductos y mantener la producción de la leche.

Forgot your details?