Recomendados

Cómo tener un bebe feliz y relajado con la ayuda del método Montessori

Por Almudena Palacios

La personalidad del bebé comienza a desarrollarse dentro del útero de su madre.

La Dra. María Montessori diseñó su método para que los niños fueran autónomos e independientes, pero basándose en la tranquilidad y en la relación con la naturaleza.

En el blog Viviendo Montessori te explico todo sobre este método.

Aunque parezca increíble el bebé está expuesto a los sonidos que rodean a su madre, además de los sentimientos y emociones que comparte con ella. Por todo esto, las mamás deben comenzar a cuidar de ellas y de sus bebés desde el momento en que comienza su embarazo.

Una vez que el bebé haya nacido su comportamiento tendrá relación con el nuestro. Si ves a un niño Montessori trabajar se caracteriza por el silencio, autonomía y tranquilidad. Para todo ello el niño ha estado expuesto anteriormente a lo mismo.

Esto es lo que vamos a ir viendo a lo largo del artículo.

Aplicar el método Montessori

Durante el embarazo

Como mamás debemos ser muy conscientes de lo que ocurre en nuestro cuerpo desde el primer momento. Disfrutad este periodo lo máximo posible, aunque parece que el tiempo va muy lento en el embarazo, sobre todo cuando somos madres primerizas, luego te das cuenta de que pasa rapidísimo.

Intenta hacer partícipe a tu pareja en todo momento, también le encantará estar ahí y vivir contigo todo lo que sientes. Debes estar lo más tranquila posible, intenta que el trabajo o problemas personales no te agobien, ya que debes huir del estrés lo máximo posible. Es normal en algún momento puntual del embarazo sentir estrés, pero que no sea crónico; si es por motivos laborales deberías hablarlo en tu trabajo o incluso con el médico.

Realiza alguna actividad deportiva durante el embarazo, como por ejemplo pilates, yoga o natación para embarazadas. Son disciplinas que te mantienen tranquila y serena.

Pasea por la naturaleza todo lo que puedas; si vives en una gran ciudad, pasea por algún parque, viene muy bien respirar aire limpio. Mientras realizas el paseo intenta respirar de forma pausada y profunda. En casa, ponte música, a poder ser clásica, ya que les ayuda a dormir y relajarse. Incluso cuando nacen recuerdan las melodías y una vez se las pones también se relajan.

Lee también en voz alta, da igual el tema, pero les encanta tu voz, y además al ser rítmica la lectura les produce bienestar. Cuando nos convertimos en mamá nos salen canciones de bebés por sí solas y además ponemos una vocecilla que creo que solo ponemos durante este periodo, así que aprovecha y cántale cuando aún esté en tu barriga.



Conforme se acerque el final de tu embarazo, comienza a preparar la llegada del bebé de forma escalonada, así no habrá agobios.

En este artículo te doy una serie de consejos sobre cómo hacer una habitación Montessori para un bebé.

Intenta hacerte una lista con todo lo necesario, evitarás olvidos. Con esto no me refiero solamente a comprar objetos, sino al momento del parto.

Parto

Este momento es único e irrepetible, por ello intenta que sea tranquilo e íntimo, a poder ser que no haya demasiadas personas.

Coge al bebé lo más pronto posible y pégalo a ti, en tu pecho, tanto si haces lactancia materna como si no. El bebé te conoce a ti, tu voz, tu olor, eres su única y conocida “casa” para él.

Controla las visitas durante los primeros días, así comenzarás el vínculo con tu bebé de forma favorable. Intenta que tu bebé no pase de mano en mano, recuerda que él solo quiere estar contigo y necesita tu olor.

Con todo esto lo que haces es evitar el estrés en tu bebé y momentos traumáticos. Para nosotros no lo son o no los vemos así, pero ellos los sienten de forma negativa.

Después del nacimiento, en casa

Una vez que estéis en casa comienza otra etapa, donde debe primar la tranquilidad. En primer lugar, crea un entorno cálido, íntimo, con luz natural y tenue. Con el tema de las visitas, digo lo mismo que en el parto, cuánto menos personas y menos toqueteen a tu bebé, mejor.

Evita lo máximo posible exponer a tu bebé a las nuevas tecnologías, ya que su cerebro está en crecimiento y no le aporta ningún beneficio.

Pasea con tu bebé al aire libre, a poder ser en un sitio verde, donde haya aire limpio.

Cuidado con los juguetes u objetos que ofreces a tu bebé. Según María Montessori lo mejor es que sean naturales, sin colores estridentes y que no tengan varias funciones. Un ejemplo de esto último pueden ser los típicos móviles de cuna, que tienen colores llamativos, movimiento, luz y sonido: esto es contraproducente para el niño.

Canta y lee a tu bebé a diario, aunque lo harás sin darte cuenta constantemente. Y por último, evita los ruidos fuertes y gritos alrededor de tu bebé.

Con todos estos consejos tendrás niños relajados y felices, ya que les darás todo lo que necesitan: simplemente a su mamá.

 

Autor: Almudena Palacios

Forgot your details?