Enfermedades

Salud

Embarazo y epilepsia: qué debes saber si la padeces

El embarazo en mujeres epilépticasNatalia Deriabina || Shutterstock

Más de 400.000 personas padecen epilepsia en España, una enfermedad neuronal que puede llegar a ser asintomática con el tratamiento y los cuidados adecuados. Pero, ¿sabías que las mujeres que sufren epilepsia pueden tener ciertos riesgos durante el embarazo? Descubre las interacciones entre embarazo y epilepsia: qué debes saber si la padeces y estás buscando tener un bebé.

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad neurológica que afecta a personas de cualquier edad, sexo o raza, y que se caracteriza por una alteración repentina en la actividad eléctrica normal de la corteza del cerebro, produciendo pérdida del conocimiento y convulsiones de grado variable.

Se trata de una enfermedad relativamente frecuente, pues cada año se diagnostican entre 12.000 y 20.000 nuevos casos de epilepsia en España.

La epilepsia y el ciclo menstrual de la mujer

Esta enfermedad neurológica puede verse agravada en el caso de las mujeres, porque existe una estrecha relación entre las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) y la gravedad de las crisis epilépticas.

De hecho, se calcula que hasta un tercio de los casos de crisis epilépticas en las mujeres se desarrollan en determinados momentos del ciclo menstrual (conocida ésta como epilepsia catamenial), y especialmente durante la ovulación o los días premenstruales.

Los expertos aseguran que la progesterona, una de las hormonas que aparecen en el ciclo menstrual femenino, puede tener un efecto inhibidor de las crisis epilépticas. Mientras que los estrógenos (otro tipo de hormonas que libera la mujer durante el ciclo menstrual) presentan un efecto facilitador de las crisis epilépticas.

La epilepsia y los anticonceptivos

Como tantas otras mujeres que aún no buscan el embarazo, aquellas que sufren epilepsia pueden utilizar todo tipo de métodos anticonceptivos, desde los métodos de barrera como el preservativo, hasta los anticonceptivos hormonales (anticonceptivos orales, anillos o implantes vaginales).



No obstante, lo más recomendable es que se informen antes sobre los métodos anticonceptivos disponibles y que un especialista valore sus efectos sobre las crisis epilépticas, así como las posibles interacciones con el tratamiento antiepiléptico.

La mujer epiléptica durante el embarazo

Si la mujer con epilepsia decide quedarse embarazada, debe saber que existen algunos riesgos asociados directamente al tratamiento anticonvulsivo durante la gestación.

Se estima que alrededor de un tercio de las mujeres epilépticas tienen convulsiones de manera más frecuente durante el embarazo. Esto es debido a que el tratamiento para combatir las convulsiones tiende a reducir su efectividad durante el embarazo.

Por ello, y porque siempre es mejor con salud, una de las principales recomendaciones para las mujeres epilépticas embarazadas es que, nada más conocer su estado de gestación, acudan a su médico para que este profesional valore si es necesario cambiar la medicación anticonvulsiva durante el embarazo.

Hay que tener presente que la epilepsia puede afectar a este proceso de múltiples formas. En caso de que la mujer presente convulsiones en el embarazo pueden ocurrir complicaciones que afecten al bebé, como por ejemplo: lesiones fetales, desaceleración del ritmo cardíaco fetal, aborto espontáneo, o parto prematuro, entre otras complicaciones.

Por otra parte, las mujeres epilépticas tienen una probabilidad del 4% de tener un bebé con un defecto de nacimiento debido al tratamiento anticonvulsivo que toman. Por ello, es importante que, antes incluso de tratar de quedarse embarazadas, las mujeres que sufren epilepsia acudan a su médico para que éste les proponga, o bien cambiar su medicamento anticonvulsivo, o bien reducir la dosis del mismo.

Forgot your details?