Cuidados

Lipoescultura tras el embarazo: lo que debes saber para que sea segura

Lipoescultura después del embarazoPiotr Marcinski || Shutterstock

La lipoescultura es un tratamiento de cirugía estética pensado para mejorar el contorno corporal eliminando aquellos puntos en los que la grasa se acumula. Puede ser una buena opción para recuperar la figura si ha pasado un tiempo prudencial después de dar a luz, pero si estás pensando en esta posibilidad conviene que sigas leyendo sobre la lipoescultura tras el embarazo y lo que debes saber para que sea segura, pues no está indicada en todos los casos.

¿En qué consiste la lipoescultura?

Antes de pensar en tratamientos estéticos tras el parto, debes darle a tu cuerpo el tiempo necesario para que se recupere.

En la mayoría de los casos, el peso extra que puedas haber cogido irá desapareciendo de manera progresiva, especialmente si das de mamar a tu bebé y además te cuidas con una dieta saludable y equilibrada. Ahora bien, en determinados casos el peso corporal no vuelve a su punto de partida debido al acúmulo de grasa en zonas localizadas.

Y aquí es donde puede entrar en juego la lipoescultura. Como indica su nombre, el objetivo de un tratamiento de lipoescultura es “esculpir” el cuerpo haciendo que luzca un contorno más armonioso, en el que estas acumulaciones de grasa se reduzcan al porcentaje idóneo y estéticamente equilibrado. Para ello, se extrae, mediante finísimas cánulas, la grasa acumulada en puntos concretos del cuerpo.

¿Cuándo recurrir a la lipoescultura?

Puesto que mediante esta técnica la grasa acumulada se extrae de zonas específicas del cuerpo, no vale para casos de obesidad o sobrepeso generalizado. Antes de decidir hacerte una lipoescultura deberás asesorarte sobre si esta operación es aconsejable en tu caso. Solo acudiendo a centros especializados podrás saber, previo estudio de tu caso, si te conviene este tratamiento o deberías optar por otro, tal vez una abdominoplastia o unas sesiones de mesoterapia.

Algunas mujeres después del embarazo y tras dar a luz comprueban que la grasa se ha instalado en puntos clave como el abdomen, la cintura, las caderas o los muslos, y que estos depósitos, que se acumulan entre la piel y los músculos, resisten a cualquier programa combinado de dieta saludable y ejercicio. Es en estos casos cuando la lipoescultura es un tratamiento efectivo y aconsejable.



Solo un especialista podrá indicarte si eres una buena candidata para optar a este tratamiento médico estético teniendo en cuenta que:

  • No puede realizarse durante el embarazo ni en periodo post parto.
  • Debes ser mayor de edad.
  • Tampoco puede llevarse a cabo mientras dure el periodo de lactancia natural. Deberás esperar a que tu cuerpo se recupere y a que tu sistema hormonal vuelva al estado previo al embarazo.
  • No es el tratamiento idóneo en casos de exceso de flacidez o piel “colgante”.
  • Los cúmulos grasos deben ser fácilmente identificables.

¿Cómo es el tratamiento?, ¿existen contraindicaciones?

La lipoescultura moldea el cuerpo de forma inmediata y sus efectos se mantienen, siempre que te cuides llevando una dieta equilibrada y realizando algo de ejercicio físico.

Se trata de una intervención sencilla, que dura entre 2 y 4 horas dependiendo de la cantidad de grasa que sea necesario extraer. Se realiza en quirófano, generalmente con sedación local, y requiere un periodo de recuperación y reposo mínimo de 7 días. Los resultados son visibles transcurrido un mes aproximadamente.

Como hemos comentado, la operación no se realiza a menores de edad y tampoco a mujeres embarazadas o que estén dando el pecho a su bebé. Como cualquier otra intervención, requiere un examen médico previo que evite cualquier riesgo, especialmente en personas que padezcan enfermedades coronarias, diabetes o problemas de circulación sanguínea.

Después de todo lo que hemos visto, si consideras que necesitas ayuda extra para eliminar el exceso graso que se ha instalado en el contorno de tu cuerpo tras el embarazo, la lipoescultura puede ser una solución.

Para saberlo con seguridad, acude a un médico especialista y que evalúe tu caso particular. Solo así sabrás si es el tratamiento adecuado para ti o, por el contrario, es más aconsejable optar por otro tipo de medida.

Forgot your details?