Todo lo que debes saber del yodo y la lactancia materna

Yodo y lactancia materna

Fuente || Freepik

El yodo es un mineral fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Sin embargo, durante el embarazo y en la etapa de lactancia materna, resulta aún más importante. Se trata de un micronutriente que el cuerpo no produce por sí mismo. Por ello, es imprescindible consumirlo a través de la alimentación o mediante los suplementos alimenticios.

Las embarazadas deben tener una alimentación completa y rica en nutrientes, vitaminas y minerales para asegurar el buen desarrollo del bebé. De este modo, el ácido fólico, el hierro y el yodo son algunos de los suplementos más importantes para las mujeres embarazadas.

Y es que a veces es difícil llegar a las necesidades básicas a través de la alimentación. Concretamente, la Academia Americana de Pediatría reflejó en un estudio que un tercio de las embarazadas tienen deficiencias de yodo durante la gestación. Por tanto, en caso de existir esta deficiencia nutricional en la madre, los médicos recomiendan tomar vitaminas prenatales que incluyen los nutrientes esenciales, entre ellos el yodo.


Sin embargo, el yodo no solo es esencial durante la etapa del embarazo. Si has decidido amamantar a tu bebé y darle leche materna, el yodo será fundamental. Este mineral resulta clave para que el bebé tenga un buen crecimiento y desarrollo, en concreto de la tiroides y el cerebro.

Yodo y lactancia materna

Durante la lactancia, la recién estrenada mamá deberá llevar una alimentación completa y equilibrada. De esta forma, el bebé crecerá sano y con los nutrientes que necesita.

Por tanto, en caso de no producir un nivel suficiente de yodo, esto puede incrementar el riesgo de que el bebé tenga hipotiroidismo, lo que puede afectar a su desarrollo cerebral e intelectual.

Los bebés suelen ingerir este mineral a través de la leche materna, que es rica en este nutriente, o mediante las leches de fórmula que incluyen yodo de forma añadida. Sin embargo, aunque es un problema poco común, puede afectar a algunos bebés y recién nacidos.

Los principales alimentos que suelen incluir este nutriente son el pescado, el marisco y la sal yodada. No obstante, cuando existen unos bajos niveles de yodo en la madre, los médicos aconsejan que las mujeres que están dando el pecho tomen yodo de forma añadida. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda incluir un suplemento rico en yodo durante el primer año de vida del bebé.

¿Por qué es necesario tomar una dosis extra de yodo en la lactancia?

Según explica el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, las necesidades de yodo en la mujer lactante son casi el doble de las de un adulto. Esto se debe a que además de cubrir sus propias necesidades, la madre debe garantizar que el bebé reciba los nutrientes esenciales a través de la leche. Entre ellos, como hemos comentado, destaca el yodo.

¿Cuál es la ingesta recomendada?

Dependerá en función de la ingesta de la madre. Sin embargo, como explica el Comité de Lactancia Materna, la concentración mínima de yodo en la leche materna debe ser de 90 microgramos con un volumen de leche ingerido por el bebé de 600 a 1000 miligramos al día. Por tanto, para conseguirlo, la madre debe tener un total de 250 microgramos de yodo al día.

¿Se debe tomar el mismo suplemento de yodo en la lactancia que en el embarazo?

La mujer lactante debe tomar el mismo suplemento de yodo que durante la etapa del embarazo. Y, además, deberá incluirlo a lo largo de toda la lactancia materna.

Sin duda, es esencial que el bebé crezca sano y tenga un buen desarrollo durante los primero meses. Por ello, como hemos visto, el yodo es uno de los minerales más relevantes durante la lactancia.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

© 2008 - 2021 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account