Lactancia materna

Visitas después del parto, ¿sí o no?

Cuando nace un nuevo hijo en la familia, sobre todo si se trata del primer nacimiento, suele ser un acontecimiento de lo más celebrado y que se vive con mucha emoción. Los familiares y amigos no quieren perderse este gran momento, para conocer al nuevo bebé y ver cómo se encuentra la madre. Pero las visitas después del parto no son siempre bien recibidas, debido a las molestias tras el parto y los primeros días del posparto.



Como evitar las visitas después del parto

ESB Professional || Shutterstock

Muchos hospitales y médicos profesionales llevan años concienciando sobre las visitas en el hospital tras el parto, tanto a los padres que han tenido al bebé como a sus familiares de la importancia de disminuir las visitas después del parto que sí siguen existiendo y que no son lo más apropiado en los primeros momentos después de dar a luz.

Razones para evitar las visitas tras el parto

No importa si se tiene al bebé a través de un parto natural o se ha realizado mediante cesárea, sea como sea tu parto, la experiencia te deja agotada y con ganas de estar a solas con el recién nacido. Por ello, para no perturbar esos momentos tan importantes en la vida de ambos, podemos seguir una serie de consejos para evitar las visitas tras el parto:

  • La necesidad de descanso corporal: Probablemente, tras pasar muchas horas de parto, la madre no ha dormido mucho y tiene sueño acumulado, además de unirse a ello la incomodidad por la situación que acaba de vivir, pues ha pasado de tener a su hijo dentro del vientre a extraerlo.
  • Otra de las razones de peso para evitar las visitas tras el parto es que además, el bebé también necesita descansar, estar varias horas de calma y reposo para adaptarse al nuevo entorno que tiene aún por explorar. Su sistema nervioso se tiene que desarrollar todavía y necesita tiempo para ir procesando todos los estímulos que ocurren a su alrededor.
  • Cada vez se recomienda más fervientemente que, al menos las primeras 24 horas, la vida del nuevo bebé y la de su madre, transcurra en la intimidad, pues esto favorece el vínculo con la madre del bebé y facilita la lactancia materna así como su adaptación a su nuevo entorno. Madre y bebé acaban de vivir una estresante y muy intensa situación donde la gestante ha acabado exhausta de traer a su pequeño/a a la vida, y el bebé ha cambiado su mundo dentro del interior de la madre por el exterior luminoso y lleno de sonidos extraños para él.
  • Pasada una hora tras el parto, el bebé puede comenzar el proceso de lactancia sin problema alguno. Lograr el éxito en este momento, consiguiendo un agarre natural y una lactancia prolongada depende de la calma y tranquilidad que tenga la madre y que transmite al bebé para su ingesta de leche.
  • Lo que más necesitan ambos en esos momentos es mucho reposo y silencio para sentirse entre ellos, contacto piel con piel, que el recién nacido note el calor de la madre y que ésta amamante al bebé por primera vez.
  • Las hormonas a flor de piel en las primeras horas tras dar a luz, tanto madre como hijo necesitan estar en continuo contacto, conociéndose, oliéndose, tocándose y mirándose, pues todas las mamíferas tras un parto tienen sus hormonas del amor muy altas y, en estos momentos se establece el vínculo duradero emocional gracias a ellas entre ambos seres vivos que en ocasiones se puede interrumpir debido a estas visitas después del parto.
Suegra en casa después del parto

Andrii Orlov || Shutterstock

Suegra en casa tras el parto ¿sí o no?

Si nuestros familiares quieren realizar visitas tras el embarazo, pues es un momento muy importante en la vida de todos, es mejor avisarles que esperen a la llegada al hogar familiar y así que puedan disfrutar todos de la madre y el bebé, como los primos, tíos, padres o, incluso, pedirle a alguien que nos ayude, pro ejemplo la presencia de la suegra en casa después del parto puede ser un gran apoyo.

Es verdad que tener a la suegra en casa tras el parto no es un plato de buen gusto para aquellas mamás que ya se apañan solas y quieren disfrutar del nuevo miembro de la familia con su pareja, sin embargo, para las mamás primerizas una de las ventajas de tener a al suegra en casa tras el parto es que puede ayudar en lo referente al bebé, en las tareas del hogar e incluso simplemente ofrecerá apoyo emocional.

Como ves no son pocos los beneficios de tener a al suegra en casa tras el parto, además puede ayudarte a recibir las visitas tras el parto de tus familiares. Sin embargo, si te sientes agobiada por su presencia o ayuda siempre puedes agradecer su colaboración y que necesitas tu espacio para ti y para el bebé así como para descansar. Seguro que sea tu madre o la de tu pareja lo entenderá y lo único que desea es que estés bien.

Forgot your details?