El recién nacido

Claves de la higiene del recién nacido después del parto

Convertirse en padres debería ser una asignatura que todos deberíamos aprender antes de toparnos con el parto y la vuelta a casa con nuestro bebé, pero no es así. Además de darle todo tu cariño y amor, al bebé le hacen falta una serie de cuidados diarios para desarrollarse de manera correcta. Uno de ellos, y en el que nos centraremos en el post de hoy será la limpieza del recién nacido después del parto, es decir, cuando llegamos a casa.

Limpieza del bebé tras nacer.

Elena Stepanova || Shutterstock



Tener un hijo nos supone aprender todo lo que conlleva la maternidad a base de vivirla y dejándonos aconsejar por otras mujeres que ya la han vivido y saben lo que es este proceso tan bello de la vida.

Antes de poder bañarlos tras el embarazo, al bebé hay que realizarle una serie de cuidados para mantener una higiene del recién nacido óptima y, así, satisfacer una necesidad primaria de todos los seres humanos, la limpieza y cuidados corporales.

Cómo se limpia al recién nacido tras el parto

Mientras que no se pueda introducir al bebé en una bañera, pues acaba de nacer, la higiene del recién nacido tras el parto se debe realizar con mucho cuidado, realizarse por zonas, y atendiendo a cada tipo de piel.

  • Cordón umbilical: esta primera parte del recién nacido se debe manipular siempre con las manos limpias, sin tirar de él y se debe mantener siempre seco. En su cuidado rutinario, se debe utilizar una gasa seca y cambiarla cuando se humedezca.
  • Trasero: para esta zona, debemos distinguir si se trata de un niño o niña, pues cada uno se limpia de forma diferente. Lo primero, y esto afecta a ambos sexos, se debe cambiar el pañal y limpiarlo siempre para poner uno nuevo con toallitas humedecidas específicas para bebés. Además, una vez al día, realizar un baño de agua templada con una cucharada de bicarbonato para limpiar de manera más profunda esta parte. En niños empezar por el prepucio y terminar por el pene y los testículos. En niñas, primero el culo y luego hacia la vagina.
¡Cómo limpiar al bebé recién nacido tras el parto?

Art_Vision1000 || Shutterstock

  • Cara: una de las claves de la higiene del recién nacido después del parto es el cuidado específico del rostro. Tras haber recibido muchos cuidados nuestro recién nacido en el hospital por parte del personal médico, es hora de llegar a casa y hacerlo nosotros mismos como padres. Masajear suavemente la piel de las mejillas, la frente y la nariz con crema hidratante especial bebés. Como la piel de los recién nacidos tiende a escamarse, es importante usar solo productos específicos, que no contengan ningún elemento irritante para su piel y que no llegue a tocar los ojos.
  • Ojos: para la limpieza del recién nacido después de nacer, necesitarás una solución fisiológica o, en su defecto, agua hervida para empapar gasas. No usar nunca agua del grifo y, para cada ojo, usar una gasa diferente siempre.
  • Cabello: Aunque apenas tenga, y no sea una de las partes que requiera más atención cuando hablamos de la higiene del recién nacido al nacer, el cabello de los bebés debe ser lavado con una esponja humedecida y cepillado con un cepillo de cerdas suaves.
  • Orejas: para limpiar esta zona, basta con usar un algodón hidrófilo o un bastoncillo de bebés y pasarlo por la oreja con la cabeza flexionada hacia un lado.
  • Nariz y boca: las dos últimas partes en las que centrar la atención a la hora de asear a un recién nacido. En la primera zona, la nariz, debemos acudir a una solución de agua marina, y con el bebé recostado boca arriba, aplicarle el producto en el orificio nasal superior. En la boca, por su parte, usar discos de algodón humedecidos con leche limpiadora o gasas esterilizadas. Pasar suavemente el material por los labios y aplicar, si fuese necesario, cacao para hidratar.

Forgot your details?