El recién nacido

¿Cómo funciona el reflejo de succión en el recién nacido?

La naturaleza de los recién nacidos está dotada de mecanismos instintivos que aseguran su correcto desarrollo y superviviencia. Uno de ellos es el conocido como reflejo de succión. El mismo que hace que un niño se aferre al pecho de su madre para alimentarse. ¿En qué consiste este reflejo del bebé? ¿Cómo surge el reflejo de succión en el recién nacido? Pasamos a detallarte toda la información al respecto.

Reflejo de deglución

Iryna Inshyna || Shutterstock

¿En qué consiste el reflejo de succión del bebé?

Estamos ante un acto reflejo e instintivo de todos los mamíferos incluido el ser humano. Este acto se da de manera involuntaria en el propio bebé. Y cuando este reflejo de succión no se produce entonces se entiende que existen ciertas anomalías en el desarrollo del recién nacido.



Al nacer se supone que todos los bebés traen consigo ciertas capacidades innatas e involuntarias, pero muy necesarias para su supervivencia. Son los conocidos como reflejos. Una vez que el niño abandona el vientre materno donde es alimentado a través de su cordón umbilical se desarrolla la necesidad de buscar otra alternativa para el sustento. Es aquí cuando entran en juego varios reflejos del bebé, entre ellos, el reflejo de succión.

Pero ¿cuándo aparece el reflejo de succión en los bebés? Pues en realidad dentro del propio útero materno. De hecho, en muchas ecografías se puede ver cómo los bebés empiezan a chuparse el dedo allá por el cuarto mes de embarazo. Este gesto está directamente relacionado con el reflejo de succión.

El reflejo de succión y la genética

Este acto de succionar no tiene nada que ver con una conducta aprendida. Se trata más bien de una actitud que está grabada en la propia genética de todos los mamíferos. Es una práctica que el feto ya empieza a desarrollar dentro del vientre materno, junto con el reflejo de deglución. Dos gestos que, coordinados correctamente, permiten al bebé alimentarse también fuera del útero.

Qué es el reflejo de succión del bebé

Helen Sushitskaya || Shutterstock

El reflejo de succión no necesita de un pecho para ser activado. Basta con acercar los dedos para que el niño empiece a chupar. Este reflejo instintivo es temporal. Es decir, pasados unos seis meses desaparece del instinto del bebé de manera involuntaria. Lo cual significa que de producirse el niño siempre lo hará ya de forma consciente y no como un reflejo.

Tipos de reflejo de succión

Existen dos maneras de clasificar este gesto. Bien sea desde el punto de vista directo del bebé o desde el efecto que este reflejo tiene en la madre. De esta manera, se pueden distinguir varias clases de reflejo de succión:

  1. Succión madura: durante la etapa de la lactancia materna él bebe realiza de 10 a 30 succiones sin detenerse. Se considera un reflejo de succión óptimo en la que el bebé coordina perfectamente la succión, la respiración y la deglución.
  2. Succión inmadura: es aquella en la que ya se percibe algún tipo de problema en la ejecución de dicho reflejo. Se caracteriza porque el recién nacido realiza entre unas 3 y 5 succiones para después pararse. Esto lo hace porque necesita respirar o parar para tragar. La succión inmadura suele reflejar problemas tales como la presencia de un frenillo lingual corto.
  3. Succión correcta: es cuando todo el proceso de amamantamiento se produce de manera fluida y natural. No existen problemas para respirar o tragar por parte del bebé, así como daños en el pecho de la madre.
  4. Succión incorrecta: es aquel tipo de reflejo que causa molestias en el pecho materno. El amamantamiento puede llegar incluso a producir dolor, hasta llegar a aparecer infecciones en los pezones. En este caso, es importante evitar el uso temprano de biberones o chupetes.

En cualquier caso, necesitas contar con el apoyo de tu médico para solucionar cualquier anomalía que detectes en el reflejo de succión de tu bebé.

Forgot your details?