Salud

Diabetes gestacional y parto

Diabetes gestacional y el parto

Mediaphotos



Padecer diabetes gestacional afecta de diferentes maneras al parto. Las embarazadas que sufren esta complicación aumentan sus probabilidades de no tener un parto natural, sino una cesárea. ¿Por qué? Uno de los riesgos de la diabetes gestacional es el posible aumento del tamaño y peso del feto (complicación conocida como macrosomía), que puede ocasionar las siguientes complicaciones durante el parto:

  • Desgarro perineal: al pasar por el canal del parto, un feto de mayor tamaño puede provocar heridas y desgarros a la madre.
  • Distocias: Es decir, partos que se producen de manera anormal o complicada debido a problemas de espacio, y que tienen que ser terminados con ayuda de algún instrumento (como los fórceps) o mediante cesárea.
  • Traumatismos en el bebé: Al existir dificultades de espacio para que el bebé nazca, éste puede sufrir traumas en músculos o huesos. Los más habituales se dan en la cabeza o en la clavícula.

Diabetes tras el parto

Sin embargo, la diabetes gestacional desaparece tras el parto en la mayoría de casos. Para estar seguros de que los efectos del embarazo (cambios hormonales) o los de la lactancia  no se ven reflejados en los resultados, es mejor practicar los exámenes 2 meses después del parto o después de producirse el destete. En el caso de sufrir diabetes pregestacional, es decir, de padecer la enfermedad antes de quedar embarazada, la situación es distinta porque la enfermedad se mantiene.

Forgot your details?