¿En qué consiste el parto fisiológico?

Hay una gran variedad de tipos de partos, cuando hablamos del parto fisiológico nos referimos a aquel en el que la mujer termina su gestación a término, entre las semanas 37 y 41 del embarazo. El inicio de este proceso es espontáneo, se desarrolla y finaliza sin complicaciones y se acompaña a la madre de manera respetuosa en cada fase del parto.

¿En qué se diferencia el parto vaginal del natural?

Romaset || Shutterstock

Las características de un parto fisiológico

Además el parto fisiológico o parto natural comprende que para dar a luz afectan factores biológicos, psicológicos, culturales y ambientales. Actualmente el parto fisiológico es cada menos frecuente y aumenta el número de cesáreas.


En otras palabras, no solo el embarazo es una experiencia muy satisfactoria y cargada de emociones, el parto también lo es. El parto integra el cuerpo y la mente, junto con las emociones y las sensaciones. Por esta razón recibir a tu bebé en los brazos tras el parto es una de las experiencias más inolvidables de la vida.

No obstante, en los últimos años los protocolos del parto establecidos en los hospitales son muy medicalizados y estas clases de partos no comprenden de emociones, no favorecen el contacto piel con piel. Los partos se programan, se administra la oxitocina a la mujer embarazada, luego la anestesia, se extrae el bebé con la ventosa y luego de revisarlo el pediatra se le pone en los brazos a la madre.

En resumen en los partos medicalizados se deja a un lado que el parto es una experiencia emocional. Para tener en cuenta tus preferencias es esencial que elabores junto con tu especialista o matrona un plan de elaboración del parto, y así permitir una buena comunicación con los profesionales de la maternidad.

¿Qué cuestiones deben evitarse en un parto fisiológico?

En un parto fisiológico sin riesgos deben evitarse intervenciones médicas innecesarias y que sí están recomendadas en los casos en los que existe la necesidad. Para el desarrollo de un parto normal se recomienda no realizar rutinariamente:

  • La amnioscopia y la cardiotocografía
  • El rasurado del periné
  • El enema antes del parto
  • La rotura artificial de la bolsa de aguas
  • La utilización de oxitocina durante la dilatación
  • Evitar el masaje perineal durante el expulsivo
  • La episiotomía

En definitiva, el nacimiento de un bebé es una de las experiencias emotivas más fundamentales de la vida y debe vivirse como tal siempre y cuando las circunstancias lo permitan.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

Vídeo

Alicia Fontanillo Médico especialista en Ginecología y Obstetricia.
Vivo el mundo de la maternidad como si fuera mi profesión. Publicista de formación y escritora de vocación, la llegada al mundo de mi primera sobrina cambió mi día a día por completo. Ahora escribo para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones para mamás primerizas.

Tras los estudios de la carrera de Publicidad y RRPP por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia en 2010 y del Máster en Comunicación y Branding Digital del CEU en 2011 comencé mi andadura en el mundo digital. Actualmente tengo una dilatada experiencia como redactora en temas de maternidad, el cuidado del bebé y sobre el embarazo.

© 2008 - 2020 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account