Ganas de llorar en el embarazo

Los cambios hormonales acontecidos durante el embarazo, “disparan” las emociones a flor de piel. Es normal que te sientas sensible, desconcertada y que, con frecuencia, tengas unas irremediables ganas de llorar. Pero ¿a qué se deben estas terribles ganas de llorar en el embarazo?

Es muy probable, especialmente si eres madre primeriza, que te preguntes si esto es frecuente, precisamente durante el embarazo, momento en que deberías estar feliz y contenta. ¡Tranquila! Lo que te ocurre es absolutamente normal.

Ganas de llorar en el embarazo

Pressmater

Hoy te contamos cómo y porqué se produce este aluvión de lágrimas. ¿Quieres saber más?

Ganas de llorar como síntoma de embarazo

Muchas mujeres antes de saber que están embarazadas, ya empiezan a sentirse más sensibles y arrancan a llorar sin ningún motivo aparente. Es por esto, que llorar se considera como un síntoma de embarazo.

¿Qué te pasa? Es probable que te lo pregunten a menudo, si estás en tu primer trimestre de embarazo y sufres de repentinos cambios de humor.

Durante las primeras semanas de gestación se producen muchos cambios en tu organismo. A éstos, hay que sumarle la emoción que supone saber que estás esperando un bebé.

La alegría, la sorpresa, la impaciencia, el miedo… son sentimientos frecuentes, a la vez que contradictorios, que seguro que tienes escondidos en tu interior y que “luchan” para salir “a flote”.

Durante el segundo trimestre, las sensaciones se vuelven más estables, por un lado porque tu cuerpo se ha ido acostumbrando a los cambios hormonales y por otro, porque seguramente ya habrás asimilado que en unas semanas vas a entrar de lleno en el mundo de la maternidad.


Muchas futuras mamás vuelven a sentir gamas de llorar durante el el tercer trimestre de embarazo. Esto es debido a que ya ven cercano el momento del parto.

Durante las últimas semanas, sientes temor y te preocupa que algo no salga bien. Además, es habitual que empieces a plantearte ciertas cuestiones personales, sobre si serás o no una buena madre.

Pero… ¡que no cunda el pánico! Intenta dejar tus preocupaciones y ansiedades a un lado, para centrarte en el nacimiento de tu pequeño bebé. 🙂

¿Por qué suceden estos cambios emocionales?

Aunque las ganas de llorar incontrolables hacen su aparición sin motivo aparente, los cambios emocionales en el embarazo encuentran su razón de ser en los cambios hormonales que se producen en tu organismo, especialmente durante el primer trimestre de embarazo.

Estos cambios hormonales afectan a los neurotransmisores o mensajeros químicos encargados de forjar el estado de ánimo.

Además, el embarazo es un proceso que, en la mayoría de casos, produce estrés y una gran exigencia emocional. Por ello, no debes darle demasiada importancia, si un día te sientes eufórica, y otro te sientes absolutamente deprimida.

Controlar los cambios de humor y las ganas de llorar durante el embarazo

Considera los cambios de humor como algo normal

Lo mejor que puedes hacer, es aceptar los cambios de humor como algo normal. Intenta considerarlos como una molestia más consecuencia del embarazo, y como un hecho frecuente que nos pasa a todas. Intenta no exigirte demasiado…

Tómatelo con calma

Es normal que quieras tenerlo todo preparado antes de la llegada del bebé, pero no debes permitir que ello se convierta en algo “de vida o muerte”.

La habitación y las cosas del bebé, limpiar y poner en orden toda la casa… puedes completar una lista larguísima de cosas para hacer antes del nacimiento del bebé, pero… lo principal y más importante eres tú. ¡Relájate!

Intenta descansar y dormir lo que puedas, cuida tu dieta, haz ejercicio y … ¡Disfruta!

Recréate en lo que te hace sentir bien

Si en algún momento tienes ganas de llorar durante el embarazo, haz lo que sabes con total seguridad que te hará sentir bien. Ir de compras, acudir a la peluquería, leer un libro, descansar, o simplemente déjate mimar. ¿A quién no le gusta?

Tu pareja: tu mejor aliado

Ante los cambios de humor, es probable que tanto tú como tu pareja os sintáis desconcertados. Lo mejor que puedes hacer, es compartir tus sensaciones, tus ansiedades y tus miedos. Tu pareja podrá comprenderte mejor y tú te sentirás más apoyada.

Y si no tienes pareja, del mismo modo, puedes sentir el apoyo de tu familia y de tus amig@s. ¡Ánimo!

En definitiva, no debemos olvidar que entre la mamá y el bebé existe una conexión especial, y por ello, éste no permanece ajeno a los cambios emocionales de la mamá. En este sentido, lo deja de darle tantas vueltas a las cosas, vive y disfruta de tu embarazo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
Redactora especializada en educación emocional para niños. Formada en Mindfulness y en técnicas de relajación y meditación, es la creadora del Laboratorio de las emociones, un espacio donde encontrar recursos para trabajar la inteligencia emocional con los más pequeños.

Posee años de experiencia como redactora y, en la actualidad se dedica a reseñar, con todo tipo de detalle, libros, cuentos y juegos que servirán de ayuda en el desarrollo de diversas competencias y habilidades emocionales. Considera que el saber identificar, aceptar, comprender y expresar las emociones es fundamental para que los niños de hoy se conviertan mañana en adultos emocionalmente sanos y felices.

© 2008 - 2021 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account