El embarazo

Quinta enfermedad durante el embarazo

Es normal que mientras estás embarazada empieces a tener noticias sobre enfermedades de las que nunca habías oído hablar. Probablemente sea lo que te ha sucedido con la llamada quinta enfermedad durante el embarazo. Los otros nombres con los que se la conocen son eritema infeccioso o la enfermedad de la bofetada.

Quinta enfermedad en la mujer embarazada

Lyubov Levitskaya || Shutterstock



Para ser exactos, deberíamos señalar que se trata de una afección predominantemente infantil, de hecho, el nombre de quinta viene de una clasificación que la coloca en esa posición entre las erupciones de color rojo que tienen los niños. Es de las consideradas leves y se produce por contagio del parvovirus B19, pero el humano, que no tiene nada que ver con el parvovirus contra el que se vacuna a los gatos y los perros. Por tanto, puedes estar tranquila si tienes mascotas porque en ningún caso pueden ser la fuente de contagio de la quinta enfermedad en las mujeres embarazadas.

Síntomas de la quinta enfermedad en las mujeres embarazadas

El parvovirus en el embarazo no es una enfermedad de las más frecuentes, ya que se calcula que cerca de la mitad de las mujeres son inmunes porque la han pasado antes y han desarrollado los anticuerpos que las protegen del contagio. Y, en el caso de cogerla suele cursar como una dolencia muy leve, similar a un catarro o incluso pasar desapercibida porque no muestra señales ni genera molestias.

No obstante, te presentamos los que pueden considerarse síntomas de la quinta enfermedad en el embarazo:

  • Malestar general en el embarazo tipo resfriado.
  • Cansancio
  • Mucosidad y tos.
  • En muy pocas ocasiones, algo de fiebre.
  • La característica que distingue a esta enfermedad en los niños, ese enrojecimiento en las mejillas que luego se extiende por el tronco, las nalgas y las extremidades no es habitual que la presenten los adultos, ni las embarazadas en concreto. Aunque hay mujeres en las que sí aparece. No es determinante del mayor o menor gravedad.
  • Sí es bastante frecuente que las embarazadas sientan molestias en las articulaciones como consecuencia de esta infección vírica, incluso que se mantengan durante unas pocas semanas.
¿Cómo afecta la quinta enfermedad al bebé en el embarazo?

Africa Studio || Shutterstock

¿Cómo evitar la quinta enfermedad en el embarazo?

Antes de continuar, es esencial hablar de los riesgos de la quinta enfermedad en el embarazo porque entendemos que es lo que más te preocupa. Un dato contundente, sólo entorno al 5% de las embarazadas que la contraen sufren complicaciones en su embarazo. Es más peligroso en las primeras semanas y menos a partir de superada la mitad del embarazo. Entre esas posibles secuelas, las más graves son:

  • Aborto espontáneo: si se contrae antes de la semana 20 el porcentaje no supera el 6% y más tarde no llega al 1% esa estadística.
  • Anemia fetal grave que puede desembocar en insuficiencia cardíaca del bebé o en hidropesía fetal. En estos casos puede hacer falta una transfusión de sangre a través del cordón.

No existe un tratamiento de la quinta enfermedad en el embarazo como tal. Tan sólo una analítica para confirmar que se tiene la misma y un control mediante una prueba de ultrasonido semanal para comprobar el estado del bebé durante 8 o 12 semanas.

La mejor forma de combatir esta enfermedad es la prevención, siguiendo las mismas pautas que con cualquier otro virus:

  • Lavarse regularmente las manos.
  • Usar pañuelos de papel y tirarlos inmediatamente a la basura.
  • Evitar el contacto con niños o adultos que puedan estar infectados. Recuerda que se transmite por la saliva, secreciones nasales y sangre.
  • No compartir cubiertos o vasos.

Lo importante es que tengas presente que la quinta enfermedad durante el embarazo es frecuente en mujeres que conviven o trabajan con niños de forma habitual. Pero, si dudas sobre haberla cogido, acude a tu médico para que te lo confirme.

Forgot your details?