Depresión posparto

Cómo diferenciar la depresión tras el parto del maternal blues

Diferencias entre depresión y maternal bluesStock-Asso || Shutterstock

Por lo general, la experiencia de la maternidad es una fuente de satisfacciones para los padres, pero en ocasiones lleva asociada reacciones inesperadas. Una de ellas es la depresión postparto, un desequilibrio emocional que afecta a más de un tercio de las madres españolas. La cifra podría ser todavía mayor; muchas madres sufren el trastorno sin ser conscientes de lo que les ocurre y ni siquiera visitan a un médico para someterse a tratamiento.

Para poder atajar el problema con la rapidez necesaria, la clave está en saber identificar los síntomas. La depresión postparto puede confundirse con otros trastornos emocionales, como el maternal blues que veremos más adelante, así que es importante saber interpretar los signos de alarma y ponerles nombre y apellidos.

Síntomas de la depresión tras el parto

El desconocimiento es el peor problema al que se enfrentan las madres con depresión posparto. Según los especialistas, el 40% de las mujeres que no han pasado por la maternidad ignora por completo la existencia de esta patología. En el caso de los hombres el desconocimiento es todavía mayor: más del 50% de la población masculina sin descendencia no tiene idea de qué es este tipo de depresión.



Los síntomas están claramente identificados y abarcan manifestaciones emocionales y físicas. Los signos más comunes son:

  • Tristeza profunda acompañada de ansiedad: es el síntoma más característico de la depresión postparto. La madre afectada vive en un desánimo permanente, llora con frecuencia sin motivo y a menudo se siente incapaz de cuidar a su bebé.
  • Alteraciones del sueño: las madres con depresión postparto duermen demasiado o bien sufren de insomnio. Las ocho horas de sueño recomendadas no suelen cumplirse, lo que aumenta la sensación de cansancio. Los llantos de los bebés durante la noche son otro factor que dificulta el descanso y acentúa los signos de estrés.
  • Enojo: otro detalle característico es la irascibilidad. Las madres con depresión suelen alterarse con facilidad y mostrar signos de enfado.
  • Malestar físico: los dolores de cabeza son frecuentes en las madres deprimidas, igual que los problemas digestivos.
  • Alteración del apetito: la depresión puede llevar a las personas a volcarse en la comida o a todo lo contrario, dejar de comer.

En casos de depresión severa, las pacientes pueden sentir impulsos agresivos hacia su bebé o hacia sí mismas.

Maternal blues y depresión postparto: ¿es lo mismo?

Después de dar a luz, la mayor parte de las mujeres experimenta un sentimiento de preocupación acompañado de tristeza. Los síntomas duran unas dos semanas y son consecuencia del estrés emocional derivado de las nuevas responsabilidades familiares. A esta reacción se le denomina baby blues o maternal blues.

En el caso de la depresión postparto los síntomas son mucho más acentuados y tienden a prolongarse en el tiempo. Por decirlo de alguna manera, la depresión es un maternal blues agravado, que requiere cuidados médicos y mucho apoyo por parte de la familia.

En ambos casos, el origen parece hallarse en un desequilibrio hormonal. Después de dar a la luz, los niveles de estrógenos y progesterona caen en picado, lo que puede ocasionar alteraciones y cambios de ánimo.

Para combatir todos los síntomas, es necesario combinar la farmacología con la terapia psicológica. También será muy importante realizar ejercicio físico. Pero la mejor recomendación es, sin duda, acudir a nuestro médico en cuanto aparezca alguno de los síntomas que hemos comentado.

Forgot your details?