El embarazo

¿Cómo afecta el útero invertido en el embarazo?

Esta variante de la anatomía femenina en su zona pélvica o útero invertido se produce cuando la posición del útero se inclina hacia atrás. Es decir, hacia la zona de la pelvis. ¿Esta condición afecta a las probabilidades de embarazo? ¿Y al periodo de gestación en sí? Veamos todo lo que necesitas saber en torno al útero retroverso.

Útero hacia atrás

Chinnapong || Shutterstock

¿En qué consiste el útero invertido?

Según la Agrupación Ginecológica Española aproximadamente un 20% de las mujeres presentan útero invertido o en retroversión. Por lo general, el útero femenino suele estar inclinado hacia adelante en dirección hacia el vientre, o bien en posición vertical apoyado sobre la vejiga. Se conoce como útero retroverso a aquel que aparece en posición retrotraída orientado hacia la columna vertebral y apoyado sobre el recto a diferencia del útero bicorbe.

Existen dos tipos de retroversión uterina:

  • Primaria: sucede cuando el feto aún está en su desarrollo por lo que la niña nace ya con esta variante en su zona pélvica.
  • Secundaria: en este caso, el útero tiene una posición normal, pero gira con motivo de alguna anomalía padecida por la mujer en su zona pélvica. En el caso, de que el útero se gire con motivo del embarazo, lo más probable es que vuelva a su posición normal tras las 12 semanas de embarazo aproximadamente.

Síntomas del útero retroverso

¿Cómo puede saber una mujer si tiene el útero del revés?  Lo más normal es que esta anomalía se detecte por medio de una ecografía de rutina, un examen del suelo pélvico o un examen retrovaginal. Aún así, tu cuerpo puede darte algunas pistas poco perceptibles de que tu útero está en posición retrotraída:

  • Una continua sensación de estiramiento del útero hacia la parte posterior.
  • Relaciones sexuales dolorosas en las que la penetración presiona sobre el cuello del útero causando molestias.
  • Dolor al utilizar tampones.
  • Infecciones urinarias regulares debido a la interferencia del útero con la vejiga.
  • Estreñimiento justo antes del periodo menstrual.
  • Incontinencia urinaria si el cuello del útero se apoya en la vejiga o uretra impidiendo la salida de la orina.
¿En qué consiste el útero retroverso?

Jack Frog || Shutterstock



Otras molestias que pueden estar relacionadas con el útero invertido son dolores de cabeza, malestar estomacal, tos nerviosa, etc.

¿Son compatibles el útero retroverso y el embarazo?

Tener el útero del revés no es un impedimento para quedarse embarazada. Los espermatozoides pueden alcanzar su objetivo aunque el útero esté invertido. Una vez que se produce la concepción del bebé y el feto crece lo más probable es que el útero corrija su desviación y tome la posición normal.

Los problemas de fertilidad no se deben directamente al útero retroverso, sino a los problemas causados por condiciones relacionadas con ello (endometriosis).

¿Qué ocurre si el útero invertido no se corrige durante el embarazo? En este caso, tu médico podría tomar la decisión de practicarte una maniobra digital por vía vaginal para girar el útero hacia su posición normal. Así, se facilita que el embarazo pueda seguir con total normalidad.

El útero invertido no es una enfermedad, por lo que no requiere de un tratamiento específico. Se trata de la torsión de un órgano que incluso se puede corregir mediante una intervención quirúrgica asegurando que no vuelva a torcerse en próximos embarazos.

Otros métodos para variar la posición del útero ladeado son algunos ejercicios rodilla - pecho, así como el uso de lo que se conoce como pesario. Un dispositivo de silicona que se introduce en la vagina para cambiar la posición del útero inclinado. Todas estas soluciones son temporales pudiendo hacer que el útero pueda volver a girarse. Habla con tu médico para saber cuál es la solución más adecuada en tu caso.

Forgot your details?