El embarazo

Guía básica para ser madre soltera y estudiar

Compaginar la vida laboral y familiar no es nada sencillo. Cuando una madre decide seguir estudiando, y además es soltera, las cosas no mejoran. Sí, este tipo de vida puede resultar estresante. No obstante, estresante no es sinónimo de imposible. Sí, es posible ser madre soltera y estudiar. Ahora bien, quizá tengas que realizar algunos cambios en tu rutina y cambiar el chip para poder llegar a todo, no volverte loca y tener a tu hijo lo más atendido posible.

Cómo seguir estudiando teniendo un bebé

LightField Studios || Shutterstock



Lo cierto es que eso de ser madre soltera y estudiar no es algo de lo que puedan hablarnos nuestras madres o abuelas. No hay que ir muy atrás para darnos cuenta de que este es un rol bastante nuevo. Aún así, las madres trabajadoras ya han estado entre nosotros desde hace décadas, quizá podamos aprender un poco de ellas para intentar seguir con nuestros estudios mientras cuidamos de un recién nacido.

Quizá lo más importante, más que la organización o la ayuda, sea la motivación. Si no estamos motivadas al 100% la cosa se hará más cuesta arriba. Cuando tomamos una decisión así, tan importante, debemos ir con todas. Estar insegura o no estar motivada del todo, sólo hará que en el primer contratiempo que los habrá, nos vengamos abajo. Así pues, ante todo piensa en qué quieres hacer y si estás dispuesta a ciertos sacrificios extra. Si el fin justifica los medios y si es el futuro que quieres para ti y para tu hijo.

Consejos para seguir estudiando siendo mamá

Estando motivada la cosa será mucho más sencilla. Aún así, es evidente que vamos a tener que ajustar nuestra vida tras el embarazo bastante. Te damos algunos consejos para saber cómo seguir estudiando después de tener hijos.

1. No pretendas ser la mejor

Está claro que ponerse metas es importante. No obstante, no es necesario demostrar nada a nadie. Piensa en que simplemente estás labrándote un futuro mejor, no necesitas las mejores calificaciones. No necesitas ser la estudiante perfecta, igual que tampoco es imprescindible ser la madre perfecta. A pesar de que existen una serie de barreras para conciliar la vida laboral y familiar, somos humanas con nuestras virtudes y errores, pero también con nuestras limitaciones. En vez de pensar en las cosas que haces mal, fíjate siempre en las cosas que estás haciendo bien y en el sacrificio que haces a diario.

2. La organización como clave

Sin duda alguna, ser madre soltera y estudiar pasa por una buena organización. Sin una excelente organización no llegaremos a todo. Establece horarios predeterminados e intenta seguirlos siempre que puedas. Está claro que hay veces que ponernos delante de un libro nos cuesta, pero teniendo un hijo pequeño, cualquier momento libre que tengas puede ser clave para ello.

3. Aprende a parar en un momento dado

Hay veces que tu cuerpo te pedirá calma y relax, no se lo niegues. Es mejor parar en un momento determinado, tomar aire, impulso y volver a la carga, que dejar que el estrés nos coma vivas. Nadie es capaz de hacerlo todo perfecto siempre. Si sientes que estás baja de energía tómate unos días, volverás con muchas más fuerzas.

Cómo continuar estudiando después de tener hijos

Stokkete || Shutterstock

4. No rechaces la ayuda, pídela

No creas que eres una carga si estás recibiendo o pidiendo ayuda a tu familia, esta es una de las principales recomendaciones para ser madre soltera. Normalmente solemos pensar esto cuando la realidad es que nuestros seres queridos quieren que estemos bien. Seguro que todos saben el esfuerzo que estás haciendo. En la medida de sus posibilidades te ayudarán. Si quieren hacerlo no rechaces nunca esa ayuda, puede venirte muy bien para sacar horas de estudio.

5. No te sientas culpable

Esto debería ser lo primero. Las madres solteras sienten culpabilidad al tener que dejar a sus hijos con otras personas y pasar mucho tiempo fuera de casa para poder sacar la familia adelante. Estás haciendo lo correcto. Estás buscando un futuro mejor para ambos, por lo que no deberías sentir culpabilidad en ningún momento.

6. Piensa también en ti

Estudiar y ser mamá es difícil, pero, además, también eres mujer. Debes sacar tiempo para ti. Si no logras sacar, aunque sean unas horas a la semana, llegará un momento en el que te saturarás por completo. Oblígate si hace falta, pero pasa tiempo contigo, mimándote y haciendo cosas que te gustan.

Forgot your details?