Monitores al final del embarazo ¿para qué sirven?

Toda mujer ha oído hablar de los monitores al final del embarazo. Ahora que estás a la espera de tu bebé y del parto te llegarán más comentarios al respecto: opiniones, experiencias y demás; pero ¿para qué sirven los monitores al final del embarazo y en qué consisten? Nosotros te lo contamos.

Monitorización fetal en el parto

Dmitry Melnikov || Shutterstock

‘Ir a monitores’ es hacerte una prueba en el embarazo para, a través de una gráfica, conocer el latido cardíaco del bebé y la actividad uterina de la embarazada. A través de un cardiotocógrafo se comprueban los movimientos.

¿Cuándo se realizan las pruebas de los monitores en el embarazo? se hacen en hospitales o clínicas ginecológicas, a partir de la semana 38 del embarazo o 39 y hasta el momento del parto, que es cuando la salud del feto puede comprometerse. Las primeras se programan semanalmente y, a medida que se acerca la fecha prevista del parto o, en función de los resultados que se extraigan tras hacer los monitores, se programa en intervalos de tres días.

¿En qué consiste la monitorización fetal?

Existen dos modalidades de monitorización fetal; la que se practica a las embarazadas de manera externa y la interna. En la primera, los médicos pueden comprobar la frecuencia cardíaca a través de unos sensores que están colocados en un cinturón que se te coloca alrededor del vientre mientras estás acostada.

La monitorización fetal interna es algo más compleja. En este caso se instalan los electrodos en la cabeza del bebé por vía intrauterina. Estos electrodos realizan comprobaciones similares a las de la monitorización externa.


¿Cuánto dura la prueba de los monitores en el embarazo? Ambas pruebas tienen una duración similar, al menos 30 minutos desde que se instala el aparataje. ¿Cuál es la diferencia entre un método y el otro? Básicamente, los monitores intrauterinos ofrecen unos resultados más eficaces que el resto de pruebas.

¿Qué se siente con el monitoreo cardíaco fetal?

De cara al proceso de monitorización, no debes estar preocupada ya que son pruebas invasivas pero indoloras. Durante el tiempo de la prueba se graba un gráfico que anota todos los datos sobre los latidos de corazón del bebé. En ocasiones los médicos te pedirán que un botón conectado al monitor cada vez que notes el movimiento.

Una frecuencia cardíaca de entre 120 y 160 latidos por minuto y cinco o más movimientos del feto en esa media hora que dura la monitorización indica que el retoño está sano. Los movimientos se aprecian también por el aumento momentáneo de frecuencia cardíaca. Por otro lado, si te cuestionas para qué sirven los monitores en el embarazo y de cara al parto debes saber que evalúan el estado de las contracciones de la matriz, es decir las contracciones uterinas.

Primera visita de los monitores en el embarazo

kosmos111 || Shutterstock

Los monitores en el embarazo se usan en la recta final de éste y se utilizan en más ocasiones cuando se supera la fecha prevista del parto para controlar tanto la salud del feto como las posibles contracciones de la futura mamá. Has de saber que a veces también se usan durante la primera fase del parto, en la dilatación.

La interpretación del monitoreo fetal es vital para saber si los parámetros que refleja la prueba son datos buenos sobre la salud del bebé o por lo si debe programarse el parto debido a que el bebé no recibe suficiente oxígeno u otros problemas.

Riesgos de la monitorización fetal en la mujer embarazada

La monitorización fetal externa no tiene riesgo alguno para ti como embarazada ni en el feto. La interna entraña problemas si no se hace con las debidas precauciones. Y es que, para la colocación de los electrodos en la cabeza del bebé, es necesario romper las membranas amnióticas, lo aumenta el riesgo de padecer una infección en las últimas semanas de embarazo. Por otro lado, si se coloca forzándolo, se podría provocar una lesión en la pared del útero, es menos probable pero también existe el riesgo incluso un de un daño fetal.

Pero no tengas miedo. Los profesionales sanitarios están muy acostumbrados a hacer este tipo de pruebas a mujeres en la recta final de su embarazo. Acude con tranquilidad a expertos de confianza y verás como, no sólo te atienden de manera rigurosa, también te aportarán consejos para desarrollarlos en casa y que llegues a ese emocionante día con todo preparado.

Ahora que ya sabes para qué sirven los monitores al final del embarazo, recuerda que en el momento de hacerte esta prueba prenatal, es decir en la primera visita de los monitores te explicarán que debes aprender a contar las patadas de tu bebé y a controlar los movimientos en el vientre.

Es, precisamente, en la recta final del embarazo, cuando su frecuencia desciende debido al poco espacio que le queda. Pero aun así, debes notar sus movimientos cada hora y si son poco frecuentes o inexistentes, acudir al médico. Puede que sea ya el momento de dar a luz.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
Vivo el mundo de la maternidad como si fuera mi profesión. Publicista de formación y escritora de vocación, la llegada al mundo de mi primera sobrina cambió mi día a día por completo. Ahora escribo para ofrecer los mejores consejos y recomendaciones para mamás primerizas.

Tras los estudios de la carrera de Publicidad y RRPP por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia en 2010 y del Máster en Comunicación y Branding Digital del CEU en 2011 comencé mi andadura en el mundo digital. Actualmente tengo una dilatada experiencia como redactora en temas de maternidad, el cuidado del bebé y sobre el embarazo.

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account