¿Puedes contratar un seguro médico estando embarazada?

Cómo contratar un seguro médico en el embarazo

Fuente || Freepik

Contratar un seguro médico que cubra el embarazo y el parto es una gran opción para las mujeres que se plantean ser mamás. Actualmente, debemos destacar que más de 12 millones de españoles cuentan con una cobertura de un seguro médico privado. Y, concretamente, muchas de ellas son mujeres que desean dar a luz a través de la sanidad privada para disfrutar de un servicio más individualizado.

Pero, si estás buscando este tipo de cobertura y ya estás embarazada, resulta fundamental informarte bien de las condiciones que ofrecen las diferentes compañías de seguros en sus pólizas. Si no quieres llevarte sorpresas inesperadas y acabar pagando demasiado, te recomendamos que utilices un comparador de seguros online, como por ejemplo Doctori.

Contratar un seguro médico durante el embarazo

¿Qué debes saber sobre seguros y embarazo? Muchas mujeres se plantean contratar una póliza durante el embarazo que les cubra la asistencia médica y sanitaria. Sin embargo, resulta importante conocer las condiciones del seguro, ya que en muchos casos no se incluyen las coberturas del embarazo.

Lo ideal, por tanto, es contratar una póliza de salud desde el mismo momento en que se busca el embarazo. De esta manera, la compañía aseguradora no pondrá problemas en incluir las pruebas médicas a realizar durante los meses de gestación, así como el parto y el ingreso hospitalario.


Sin embargo, si ya estás embarazada y has decidido seguir tu embarazo en la sanidad privada, aún estás a tiempo. Y es que, en principio, ninguna aseguradora debe poner limitación alguna en la contratación de un seguro médico privado.

Aunque, siempre es conveniente que, antes de firmar la póliza, te informes a fondo sobre la existencia de posibles periodos de carencia. Se trata de aquellas coberturas que no se encuentran incluidas dentro del seguro contratado. Un aspecto que puede ser frecuente cuando el seguro lo contrata una mujer que ya estaba en etapa de gestación.

Por norma general, las aseguradoras suelen aplicar un periodo de carencia de ocho a diez meses para el parto. Ello significa que, si contratas la póliza estando embarazada de cuatro semanas o más, el parto no quedaría cubierto por el seguro privado.

Coberturas médicas de los seguros privados durante el embarazo

Durante el embarazo, la futura mamá debe hacer visitas regulares a su ginecólogo, así como hacerse todo tipo de pruebas diagnósticas. Desde ecografías, analíticas, cribados, etc. En este sentido, existen compañías aseguradoras que cubren este tipo de consultas y pruebas básicas aunque se contrate la póliza en el segundo mes de embarazo. Pero, en estos casos, lo habitual es que se exija el pago de una sobreprima.

Otras aseguradoras, en cambio, contemplan amplios periodos de carencia para el seguimiento del embarazo, por lo que es conveniente informarse bien antes de contratar una póliza. Además, a la hora de rellenar el cuestionario de salud, no se debe omitir la situación de embarazo. Ocultar este dato puede tener consecuencias  a la hora de acceder a lo servicios de salud contratados. Incluso, puede ser motivo de rescisión de la póliza.

En cualquier caso, contar con un seguro de salud privado durante el embarazo tiene muchas ventajas. Así que la mejor opción es consultar sus condiciones previamente y contratar la póliza antes de estar embarazada.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

© 2008 - 2021 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account