¿Son recomendables las cunas colecho para el bebé?

Las cunas colecho: Descubre si son una buena opción para el bebé

Fuente || Freepik

Está demostrado que dormir con el bebé reporta numerosos beneficios tanto para el peque como para los padres. Esta práctica, denominada como colecho, favorece la lactancia materna y repercute positivamente en la calidad del suelo del niño y la madre.

Pero, ¿cuál es la mejor forma de hacer colecho? ¿Son recomendables las cunas colecho aunque los padres dispongan de una cama grande para dormir todos juntos?

Beneficios del colecho en el desarrollo del lactante

Antes que nada, veamos cómo beneficia el colecho en el desarrollo del bebé, sobre todo durante los primeros meses de vida. Según la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), cuenta con un conjunto de efectos positivos en el lactante:

  • Al bajar los niveles de cortisol y aumentar las endorfinas, disminuye su estrés y favorece su tranquilidad.
  • Reduce el llanto.
  • Regula su temperatura.
  • Produce un descenso de la apnea y mejora la calidad del sueño.
  • Estimula el crecimiento.

Además, para los padres, también ofrece muchos beneficios:

  • Pueden atender al bebé si se despierta sin necesidad de tener que levantarse, lo que favorece el descanso y ayuda a dormir mejor durante el posparto.
  • Para las madres, resulta muy práctico, ya que pueden alimentar al peque de forma rápida y cómoda. Por tanto, se puede decir que el colecho facilita la lactancia materna.

Cómo practicar el colecho

El colecho se puede practicar de diversas formas:

Dormir con el bebé en la cama

El bebé se sentirá más protegido y seguro al dormir entre sus progenitores. Sin embargo, se deben tomar precauciones para que este tipo de colecho sea seguro. Y es que, si el bebé se ve privado de espacio y suficiente oxígeno, puede acabar asfixiándose.

Por otro lado, también se conocen casos de aplastamiento, especialmente entre bebés de menos de 6 meses. Durante los primeros meses, el pequeño es muy delicado y frágil, por lo que se debe tener un gran cuidado.

Así pues, el colecho en la cama de los padres se debe hacer con mucha cautela, procurando que el colchón sea firme y que quede suficiente espacio entre los padres y el bebé. Por ello, se recomienda prescindir de cojines, almohadones, edredones y mantas que puedan cubrirle por completo y obstaculizar la fluidez del aire.

Utilizar una cuna colecho

Este tipo de colecho es el más recomendable por los pediatras, al menos durante los primeros seis meses. Las cunas colecho están específicamente diseñadas para dormir junto al bebé con total comodidad y seguridad. Permiten, de este modo, tener la cercanía de los padres, evitando los riesgos que implica dormir con el bebé en la cama.


El montaje de las cunas colecho suele ser muy sencillo y no requiere de gran habilidad para el bricolaje. Basta con extraer uno de los laterales de la cuna colecho para fijarla a la cama. Normalmente, se utiliza una pieza adicional en forma de barra, que es la que une ambos somieres.

A la hora de instalar la cuna colecho, el consejo de los fabricantes es que el colchón de la cuna colecho quede algo más bajo que el de la cama. Así, en caso de que el bebé se da la vuelta, no correrá el riesgo de salirse de su cuna. Y si, además, añades en la cuna un colchón antivuelco, se evitarán las caídas del bebé.

A su vez, cabe destacar que la mayoría de camas colecho se adaptan a cualquier tipo de cama, ya que su somier es regulable a varias alturas. Esto tiene la ventaja de que, si en algún momento dejas de hacer colecho y vuelves a colocar el lateral de la cuna, puedes ajustar el somier al crecimiento de tu bebé.

¿Cómo elegir la mejor cuna colecho?

Más allá de las alturas regulables del somier o del tipo de diseño, hay que considerar también que la calidad es muy importante en una cuna colecho. Principalmente, para garantizar la máxima resistencia y durabilidad.

Por otro lado, desde el punto de vista de la salud del bebé, es recomendable que la cuna colecho que elijas sea de madera. Se trata de un material natural que aporta calidez, pero deberás tener en cuenta que, si lleva algún lacado, sea libre de tóxicos.

En este sentido, fíjate en si su etiquetado o descripción de producto cumple con las normativas de la UE EN 716-1:2008 (+A1:2013) y EN 716-2:2008 (+A1:2013).

Cunas colecho convertibles en cama

En el mercado, existen modelos de cunas colecho que se pueden convertir en cama infantil cuando el bebé tiene unos dos años de edad. Por tanto, las cunas colecho convertibles son muy útiles, ya que su vida útil es más larga. Duran hasta 4 o 5 años aproximadamente, lo que supone un gran ahorro.

Asimismo, que el peque siga reconociendo el mismo lecho cuando pasa a la cama, ayudará a su transición y así aprenderá a dormir solo con mayor facilidad.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

© 2008 - 2022 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account