El embarazo

Consejos para mantener las defensas altas en el embarazo

En la etapa del embarazo, es normal que el sistema inmunitario de las mujeres se encuentre más débil y sea más propenso a ponerse enfermo. Esto es debido a que las defensas suelen bajar y las enfermedades más comunes estarán más cerca de que las contraiga la madre pues, además, se encuentra limitada en cuanto al uso de medicamentos por el hecho de estar gestando. Así que toma nota de estas recomendaciones y consejos para mantener las defensas altas en el embarazo.

El sistema inmunológico en el embarazo así como el cuerpo de la mujer en la gestación sufre muchos cambios. La mujer embarazada debe tener más cuidado durante estos meses y tratar de mantenerse más fuerte y sana frente a las diferentes adversidades que ocurren a su alrededor.

Cómo aumentar la defensas en el embarazo

Africa Studio || Shutterstock

¿Por qué se pueden tener las defensas bajas en el embarazo?

Cuando se está embarazada, la mujer debe comprender la importancia de que ciertas alteraciones en su salud pueden suceder debido al cambio que supone un embarazo, tanto en su estado físico como interior, en su organismo.

Las defensas bajan y su aparato inmunológico tiene que adaptarse poco a poco a los cambios del cuerpo de la mujer en el embarazo y lo que supone la nueva vida que crece en el interior, además los cambios hormonales no suelen ser de mucha ayuda, y se es más propensa a contraer infecciones, virus o enfermedades.

La bajada de defensas en el embarazo se debe a que el cuerpo está adaptándose al embrión, y el poder luchar contra agentes externos se hace más complicado para el cuerpo en ese estado. Por ello, lo más indicado para prevenir que nos ocurra es tener un excesivo cuidado con cualquier cosa que pueda provocarnos una gripe o resfriado.



El consumo de verduras y frutas es el mejor aliado para ello. La vitamina C que contienen la mayoría de estos alimentos ayudan a que el cuerpo se proteja un poco más, además de apoyarlo en evitar consumo de bebidas muy frías, o abrigarse en invierno bien y desabrigarse con el calor del verano.

Cómo incrementar las defensas bajas en el embarazo

Siguiendo una serie de consejos para subir las defensas en el embarazo conseguiremos huir en menor o mayor medida de la posibilidad de contraer alguna enfermedad.

La mejor forma de fortalecer nuestro sistema inmunitario es consumir alimentos que combaten la gripe o el resfriado. Existen productos como los vegetales, los cítricos o el consumo de mucha agua que nos ayudará a protegernos de las afecciones más frecuentes. Además, si evitamos las harinas blancas y el azúcar refinado, conseguiremos un cuerpo más protegido.

Por otra parte, la toma de suplementos o vitaminas en el embarazo puede suponernos un plus para nuestro organismo, que se verá más fuerte y menos propenso a enfermar.

La práctica de ejercicio en el embarazo es otra de las maneras de huir de las enfermedades por tener las defensas bajas. Ejercitarse en bajo impacto como puede ser hacer pilates o dar un paseo matutino, nos ayudará a evitar que caigamos en las garras de una mala gripe.

Añadido a esto, si practicamos técnicas de relajación, conseguiremos una tranquilidad mental que será una respuesta casi inmune realmente beneficiosa para el sistema de defensas del cuerpo de la mujer embarazada.

Listado de alimentos que aumentan las defensas bajas en la mujer embarazada

Cuando sientes que tu cuerpo durante el embarazo está en baja forma, te sientes cansada y sin apenas animo mental y físico, es debido una debilitación del sistema inmunológico. Para combatir esto, existen una serie de alimentos que aumentan las defensas en el embarazo para afrontar cada elemento al que nos exponemos a diario.

  • Huevos y yogurt: el consumo de lácteos en el embarazo mejora la flora intestinal y los huevos son ricos en zinc y contienen los nueve aminoácidos esenciales.
  • Cebolla y ajo: son unos mucolíticos muy potentes para el cuerpo, además la cebolla es rica en vitamina C y el ajo es expectorante.
Consejos para subir las defensas en el embarazo

YAKOBCHUK VIACHESLAV || Shutterstock

  • Miel y limón: juntos, o separados, estos dos alimentos fortalecen las defensas y nos protegen de virus y bacterias.
  • Pescados, mariscos y carnes magras: el omega-3 de los pescados azules es esencial para las embarazadas y el alto valor biológico de la carne, óptimo para un sistema inmune de 10.
  • Finalmente, las legumbres y el aceite de oliva tampoco pueden faltar en tu dieta diaria. Las primeras, contienen zinc y minerales esenciales, y el aceite, ácidos grasos para recuperarnos de enfermedades más rápidamente.

Forgot your details?