¿Es perjudicial enfadarse durante el embarazo?

El estrés en el embarazo es uno de los estados de ánimo menos recomendados para una mujer en cinta. Los cambios emocionales en el embarazo y hormonales son reales en esta etapa de la vida de la mujer, los enfados suelen suponer determinadas consecuencias como tristeza, nervios, preocupaciones, etc. Entre las dudas de las mujeres embarazadas está saber si es perjudicial enojarse en el embarazo. Lo cierto es que durante el periodo de gestación te recomendamos que estés lo más tranquila posible.


¿Es perjudicial enfadarse estando embarazada?

VGstockstudio || Shutterstock

¿Es malo enfadarse estando embarazada?

Los cambios de humor durante el embarazo son bastante habituales. La revolución hormonal que se produce dentro del cuerpo de la mujer es la verdadera culpable de esta situación. Esta montaña rusa de emociones puede llevar a las embarazadas a estar de repente eufóricas, tristes o enfadadas. Por ello, es recomendable tener en cuenta algunos consejos de psicología en el embarazo para cuidar tu estado emocional y apostar por el optimismo.

Se ha demostrado que el feto en el embarazo es capaz de percibir y sentir las mismas emociones que su madre. Por este motivo, se considera que es perjudicial enfadarse en el embarazo. Controlar las ganas de llorar en el embarazo, los enfados y otras emociones de este estilo será mejor para ti y para tu bebé.

Consecuencias de los enfados en el embarazo

Los enfados durante el periodo de gestación pueden causar:

  • Un desarrollo fetal mucho más lento. Las discusiones pueden degenerar en un cuadro depresivo capaz de interferir en el desarrollo del bebé.
  • Bajo peso al nacer. El estrés de la madre no solo afecta al desarrollo cerebral del feto. También lo hace sobre su peso al nacer. Con los enfados la tensión de la mujer sube y esto no es nada favorable para el desarrollo del niño. Si la hipertensión gestacional se mantiene, ésta puede desencadenar problemas serios para el desarrollo del bebé.
  • Parto prematuro. Se ha demostrado que los enfados pueden provocar un adelantamiento del parto. Con los disgustos la presión arterial se eleva, esto puede provocar alteraciones en la placenta que lleven consigo un parto prematuro.
  • El desarrollo emocional del bebé puede verse alterado a largo plazo, llegando a ocasionar problemas como agresividad, baja autoestima, etc.

Ante este tipo de comportamientos y emociones lo ideal es cambiar tu forma de pensar para evitar el enfado de la mano de la meditación, el buen humor y la empatía.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No
Licenciada en Periodismo y Comunicación, llevo más de 3 años trabajando y redactando sobre temas de maternidad. Me considero una persona organizada, creativa, perfeccionista y amiga de las palabras, por lo que escribir es mi pasión y el mundo de la maternidad y la comunicación mi devoción.

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account