Parto

Los riesgos del parto en el agua

Una vez más queremos contribuir a que clarifiques las dudas del embarazo y el parto, al menos las teóricas, que tengas respecto a tu parto. Entre los distintos tipos de parto, últimamente se habla mucho del que tiene lugar en un medio acuático. Por eso, nos parece importante señalar cuáles son los riesgos del parto en el agua, los específicos de esta modalidad.



Complicaciones del parto en el agua

Jaengpeng || Shutterstock

Antes de que llegue el nacimiento de tu bebé, lee las 10 cosas que debes hacer antes del parto y no lo dejes para el último momento.

La clave en el parto es que no te dejes llevar por modas a la hora de hacer tu elección. Pero, tampoco de rechazar por miedo ninguna opción. El nacimiento de un bebé, como otras situaciones en la vida, conlleva riesgos aunque lo habitual es que se desarrolle con normalidad. En el caso del parto en el agua hay algunos concretos que debes conocer.

Complicaciones del parto en el agua

A riesgo de resultar insistentes, de nuevo empezamos por subrayar que una mujer sana, con una ausencia de complicaciones en el embarazo, puede tener su hijo de la forma en la que se sienta más cómoda. Un parto es un hecho natural pero emocionalmente excepcional, que merece ser disfrutado.

Volviendo al tema de los riesgos del parto en el agua, estos son los principales, los que cuentan con documentación fiable:

  • Infecciones: la fuerza que se ejerce para expulsar al bebé puede llevar a que los intestinos evacúen a la vez. Si esta materia fecal queda en el agua, se produce un riesgo del parto en el agua, dado que existe una cierta contaminación que podría generar una infección en la madre o el niño.
  • Inhalación de agua: lo cierto es que el bebé cuenta con el reflejo de inmersión, por el que se cierran sus cuerdas vocales en contacto con el agua, lo que impide que le entre el líquido. Sin embargo, si por algún motivo pierde el reflejo, el hecho de que trague agua puede tener consecuencias en su salud.
  • Ruptura del cordón umbilical: si ocurre de forma abrupta puede generar una hemorragia en el bebé. Este es otra de las complicaciones del parto en el agua y que debe evitarse.
  • Retraso en el proceso del parto: un exceso de relajación por puede conducir a que el parto tarde más de lo conveniente en llegar. Mejor que te metas en el agua cuando cuentes con una dilatación de unos cinco centímetros.
  • Dificultad de visibilidad y acceso: al estar sumergida la madre es más complicado comprobar que el parto va correctamente. El instrumental médico no puede sumergirse, por lo que a la menor duda, la mujer debe salir del agua.
Riesgos del parto bajo el agua

Nokkaew || Shutterstock

Las complicaciones del parto o el listado de los riesgos del parto bajo el aguaque hemos citado son realmente muy poco frecuentes pero es necesario conocerlas. Recuerda las 12 cosas que nadie te ha contado del parto y para estar bien preparada llegado el momento.

Requisitos para tener un parto en el agua

Para minimizar aún más cualquier tipo de complicación del parto en el agua que ponga en peligro un nacimiento de este tipo,  conviene que se respeten rigurosamente los requisitos para tener un parto en el agua que recomiendan los expertos y las profesionales que atienden estos tipos de parto. Así:

  • Previamente, debe descartarse cualquier problema de salud en madre e hijo.
  • Prepáralo de antemano y de acuerdo a las indicaciones de tu ginecólogo o matrona. Existen unas clases específicas, llamadas cursos psicoprofilácticos que son de gran ayuda.
  • Supervisión de un profesional durante todo el proceso, de forma que pueda actuar ante la menor dificultad.
  • Asegúrate de que hay un centro hospitalario cerca y de rápido acceso.

Tu relajación, al igual que la de tu pareja o acompañante, son esenciales para que todo discurra con naturalidad. En cualquier caso, si quieres evitar las complicaciones del parto antes citadas, puedes sumergirte durante el tiempo de dilatación, aprovechando los efectos calmantes del agua, y salir para realizar el trabajo de expulsión en seco, fuera de la bañera. Esta es una opción que utilizan muchas mujeres que no quieren renunciar a experimentar esta modalidad, evitando a la vez los riesgos del parto en el agua.

Forgot your details?