Amoxicilina en el embarazo

La amoxicilina es una de las penicilinas más utilizadas. Este fármaco es una penicilina semi-sintética parecida a la ampicilina que se suele usar como antibiótico.


Este uso de la amoxicilina se debe a su capacidad bactericida y se suele administrar por vía oral gracias a su absorción efectiva en el sistema gastrointestinal. En este sentido, supera a otros medicamentos usados como antibióticos, como la ampicilina, ya que su mejor absorción no sólo permite un mayor grado de antibiótico en sangre sino que además tiene menos efectos gastrointestinales, como diarrea.

El tratamiento con amoxicilina durante el embarazo se considera seguro y es ampliamente utilizada en las mujeres embarazadas, ya que este medicamento no suele atravesar la placenta, o al menos no se han demostrado efectos sobre el feto en mujeres que han tomado amoxicilina estando embarazadas. No obstante, antes de ingerir amoxicilina, debemos consultar al médico para que sea él quien decida lo más indicado en cada caso.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

¿Puedo tomar Amoxicilina si estoy embarazada?

Sí, puedes consumir Amoxicilina durante el embarazo

El consumo de Amoxicilina durante el embarazo o la lactancia está permitido. En aquellas personas que sean alérgicas a las penicilinas, las cefalosporinas o al imipenem está el uso de amoxicilina está contraindicado. Además, los alérgicos, asmáticos o afectados por al fiebre del heno tiene mayor riesgo de hipersensibilidad a las penicilinas.

También hay que tener cuidado con los las personas que tengan insuficiencia renal, quienes deben tener las dosis de amoxicilina ajustadas a cada caso, ya que pueden tener convulsiones como consecuencia de altas dosis.
Ver todos los medicamentos Permitidos

Posibles efectos secundarios de la Amoxicilina en la embarazada

Entre los efectos adversos más comunes de la amoxicilina se encuentran los asociados habitualmente a cualquier antibiótico y el motivo es que la flora intestinal se reduce:

  • Naúsea o vómitos

  • Pérdida importante de peso

  • Díarrea

  • Gastritis

  • Dolor abdominal


Si el tratamiento con amoxicilina se prolonga mucho existe pueden aparecer superinfecciones como la candidiasis vaginal y oral.

Raramente se dan otros efectos secundarios más graves como:

  • Rash simple o rash maculopapular con eritema

  • Urticaria

  • Eeritema multiforme

  • Dermatitis exfoliativa

  • Necrolisis epidérmica tóxica

  • Síndrome de Stevens-Johnson

  • Vasculitis

  • Colitis

  • Cefalea

  • Agitación

  • Insomnio

  • Confusión

Categoría B

la Amoxicilina es un medicamento de Categoría B porque los estudios realizados sobre los efectos de este medicamento en el embarazo muestran que no hay evidencia de riesgo para las personas al tomarlo.

Amoxicilina durante la lactancia

Pese a que la amoxicilina puede llegar a trasmitirse en la leche materna, las cantidades son tan insignificantes que no afectan al lactante aunque la madre tome este antibiótico. No obstante, aunque se considere un medicamento compatible con la lactancia, siempre es mejor consultar al médico.

Interacciones de la Amoxicilina con otros medicamentos

Se han observado interacciones con diversos fármacos, como:
  • Una reducción de la efectividad de la amoxicilina si se toma antes algún amiloride como Cmax
  • Un aumento de los niveles de concentración en sangre de la amoxicilina si se junta con el probenecid.
  • Impedimento de la absorción de la amoxicilina si se toma también neomicina.
  • Reducción de la eficacia de los anticonceptivos orales si se toma amoxicilina.
  • Aumento de la absorción de la amoxicilina al ingerir también nifedipina o bromelaína.

    Principales marcas de Amoxicilina

    Pulsa sobre cada imagen para saber más sobre el medicamento concreto
    Advertencia: la Amoxicilina es un medicamento, por lo que siempre es recomendable actuar con precaución y consultar al médico antes de comenzar cualquier tratamiento.

    La amoxicilina con ácido clavulánico en el embarazo

    El tratamiento conjunto de amoxicilina y ácido clavulñanico mejora la acción antibacteriana de la amoxicilina. Por eso, esta interacción positiva es utilizada en muchas ocasiones para el tratamiento a corto plazo de infecciones bacterianas provocadas por bacterias resistentes a la amoxicilina sola.

    Las principales infecciones en las que se suele utilizar la amoxicilina con ácido clavulánico son:

    • Infecciones de la piel y de los tejidos blandos: abscesos dentales, mordeduras de animales y celulitis.

    • Infecciones genitales, urinarias y abdominales: cistitis, aborto séptico, sepsis pélvica o puerperal y sepsis intraabdominal

    • Infecciones respiratorias: sinusitis, otitis media, amigdalitis recurrente, bronquitis crónicas agudas y  bronconeumonía

  • © 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

    o

    Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

    o    

    ¿Olvidó sus datos?

    o

    Create Account