Dolor en el perineo en el embarazo

El perineo o periné es el conjunto de músculos y membranas situados en el suelo de la pelvis, separan los órganos genitales externos del ano y presenta forma romboidal. La función de del perineo es sujetar la parte abdominal inferior y ser el lugar donde se apoya la vejiga, el útero y una porción de intestino.

Cuando se habla de dolor y molestias en el perineo se hace referencia al dolor que muchas mujeres embarazadas sufren en la zona de su cuerpo que comprende la pelvis y el periné. Este dolor puede tener diferentes localizaciones pubis, sacroilíaco, vaginal profundo o vulvar.



Aunque el dolor de perineo es muy común en el tercer trimestre de embarazo, las mayores molestias sufridas en esta zona aparecen después ya que durante el parto se efectúa un corte quirúrgico en el perineo denominado episiotomía, para prevenir su desgarro.

El dolor de periné en el embarazo y el posparto es algo puntual, pero la peor consecuencia de no cuidar esta zona del cuerpo es la pérdida de fuerza en la musculatura de suelo pélvico ya que para que esta estructura anatómica funcione correctamente, sus músculos deben estar adecuadamente preparados. Cuando se debilita el suelo pélvico pueden desarrollarse incontinencia urinaria, prolapsos, disfunciones sexuales como disminución de la sensibilidad e intensidad del orgasmo, coitos dolorosos, etc.

El cuidado de la zona perineal debe estar presente a lo largo de toda la vida de la mujer, no sólo en el periodo posparto o ante un problema de incontinencia para poder conseguir un suelo pélvico fuerte y sano.

CONSEJOS

  • Realizar descansos durante el día colocándose en posición horizontal

    Para aliviar el exceso de peso sobre el perineo es aconsejable tumbarse varias veces a lo largo del día.

  • Masaje perineal

    Preparar la zona perineal para hacer frente al parto y conseguir volver lo antes posible a la normalidad. Realizando estos masajes se consigue que los tejidos sean más elásticos evitando posibles desgarros.

  • Ejercicios de Kegel o ejercicios de contracción del músculo pubocoxígeo

    Sirven para fortalecer los músculos pélvicos

  • Fisioterapia

    Ayuda a mantener un buen estado de la musculatura pélvica

  • Mantener una postura correcta del cuerpo

    Para no perjudicar el suelo pélvico

Posibles causas del Dolor en el perineo en el embarazo

Las causas del dolor en el perineo durante el embarazo y el posparto son las siguientes:

Dolor pélvico perineal en el embarazo


La causa principal de las molestias y el dolor en el periné durante el embarazo la presión que ejerce el peso del bebé y del útero en la zona durante todo el embarazo. El mayor peso que debe soportar el útero en condiciones fisiológicas acontece durante la gestación, esto puede debilitar el suelo pélvico asociado al efecto relajador de las hormonas en esta etapa de la mujer.

Dolor de perineo en el posparto


En el trascurso del parto puede ser necesario practicar una episiotomía, incisión quirúrgica que se realiza en la pared vaginal para facilitar la salida del bebé y evitar posibles desgarros en la madre. Esta intervención suele tener efectos posteriores dolorosos pero, incluso si no se ha practicado una episiotomía durante el parto es muy normal que el perineo esté dolorido y sensible durante los días posteriores al parto debido principalmente a la distensión de la zona y la irritación de la mucosa causados por el paso del bebé al nacer. Normalmente esta molestia, cuando no ha habido episiotomía, suele remitir al cabo de pocos días, no más de 3 o 5. Pasado este tiempo, las madres afirman sentirse mucho mejor.

No es extraño que la salida del niño provoque la ruptura de alguna vena, y como consecuencia se forme un hematoma o trombo vulvar. Además del dolor, otro síntoma característico es la aparición de equimosis azulada, es decir, sangre depositada bajo la superficie de la piel.

La episiotomía puede infectarse por falta de higiene. Entre sus síntomas están el enrojecimiento y endurecimiento de la zona, secreción de pus, dolor, mal olor…

Aunque no es necesario retirar los puntos, ya que se caerán solos o el propio cuerpo los absorberá en unos días, algunas suturas pueden haber quedado demasiado oprimidas, con lo que los puntos pueden tirar, ocasionando molestias o dolor, especialmente al caminar o cambiar de postura.
Advertencia
Si tras 2 ó 3 semanas las molestias o los dolores de la cicatriz de la episiotomía no remiten es conveniente visitar a un especialista. Tal vez se haya producido un edema o pueda ser necesario volver a intervenir y rehacer la episiotomía.


Ante cualquier signo de infección (enrojecimiento, dolor agudo a la palpación, endurecimiento de la cicatriz, secreciones malolientes y purulentas…) acudir al médico o la matrona. Si la herida está infectada necesitará tratamiento urgente.

Tratamientos para tratar el Dolor en el perineo

Los cuidados tras el parto son fundamentales para combatir las molestias de la cicatrización de la episiotomía. Si no existe ninguna complicación, la manera más eficaz de sobrellevar el proceso de curación es con higiene, reposo y medicamentos. Asimismo, los ejercicios y medidas de prevención practicados antes del parto contribuirán sin duda, a una mejor recuperación de la zona.

Una fisioterapia especializada, tanto a nivel preventivo como terapéutico también es muy importante a la hora de evitar o aliviar los dolores del suelo pélvico y que tanto afectan a la calidad de vida de la mujer.

tratar el Dolor en el perineo de forma natural

Remedios para tratar el Dolor en el perineo en el embarazo

Ciertas posturas, como permanecer de pie o estar sentada, favorecen que el peso descanse totalmente sobre el periné. Evitar estas posiciones y mantenerse tumbada siempre que sea posible puede reducir las molestias en el suelo pélvico.


Para aliviar las molestias de la cicatrización tras el parto existen algunos remedios naturales que pueden aliviarlos como un baño de agua tibia, la aplicación de frío calma, refresca y favorece la cicatrización o utilizar una almohada o cojín hinchable para que resulte más cómodo estar sentada temporalmente. La mejor forma para favorecer la recuperación, sin duda, es permanecer tumbada el mayor tiempo posible.

Forgot your details?