El embarazo

Así debes ejercitar tus abdominales durante el embarazo

El ejercicio en el embarazo es esencial para estar en forma, controlar el aumento de peso y prepararse de cara el parto. Los músculos abdominales son realmente importantes durante el embarazo. Su papel es esencial para mantener tu zona media fuerte durante toda la gestación, y es que esta es la zona es la que soporta el peso adicional del embarazo. Si tus abdominales no son fuertes, es posible que tu cuerpo no sea capaz de aguantar todo el peso adicional. Esto podría traducirse en problemas en la columna vertebral o en la parte más baja de la espalda. Así, teniendo en cuenta esto, lo mejor es fortalecer los abdominales durante el embarazo.

Africa Studio

¿Es seguro hacer abdominales durante el embarazo?

Es seguro hacer abdominales durante el embarazo, sí. No obstante, esta respuesta tiene matices. Hay ejercicios específicos para las mujeres embarazadas. de hecho puedes adaptar el deporte a cada trimestre del embarazo y conseguir así fortalecer los músculos de su abdomen. No obstante, siempre es necesario consultar con nuestro médico. Además, estos ejercicios no son como los abdominales convencionales que todos conocemos.



Puedes encontrar ejercicios para fortalecer el abdomen durante el embarazo, pero la opinión de un médico siempre será esencial. Esto es debido a que dependiendo del tipo de embarazo (múltiple, de riesgo etc.) podrían estar aconsejados o desaconsejados.

Cómo fortalecer tus abdominales durante el embarazo

Como comentábamos, en el embarazo es necesario encontrar ejercicios específicos para una mujer. Estos abdominales no son los típicos en los que estamos tumbadas en el suelo levantando el tronco o las piernas. Hay algunos abdominales convencionales que podrían realizarse con seguridad, pero lo más recomendable es encontrar ejercicios que trabajen los músculos de la zona metiendo tripa y trabajando la respiración. Estos ejercicios nos ayudarán a trabajar los abdominales conocidos como transversos.

Existen una serie de ejercicios que debes evitar en el embarazo, los abdominales no son uno de ellos, pero es importante que la mujer no esté tumbada boca arriba. Esta posición podría provocar una presión sanguínea excesiva, disminuyendo la cantidad de oxígeno que le llega al bebé. Además, en cualquier momento, si notas que los ejercicios te producen alguna molestia, debes dejar de hacerlos. Asimismo, ten en cuenta que a medida que pasen los meses de gestación, la intensidad debes de disminuir.

Consejos para adaptar los ejercicios en cada trimestre del embarazo

PonomarenkoNataly || Shutterstock

Tipos de abdominales en el embarazo

Como comentábamos, hay ejercicios específicos que puedes hacer durante la gestación y ejercicios concretos para fortalecer los abdominales en el embarazo. Te mostramos algunas ideas.

1. Abdominales de pie

Busca una pared, apóyate en ella con la espalda y el culo y separa los talones a una distancia de unos 40 cm. Una vez tengas la postura correcta, flexiona tus abdominales poco a poco, de forma que la cadera se mueva hacia atrás y la zona lumbar quede completamente pegada a la pared.

2. Abdominales de cadera

Los abdominales de cadera son otra modalidad interesante. Debes tumbarte de lado en el suelo. Deja que la pierna que queda abajo esté ligeramente flexionada y la otra recta. A continuación, levanta la pierna recta a unos 10 cm de altura. Usa los abdominales para llevar tu cadera hacia un hombro. Repite este ejercicio con cada una de las piernas unas 10 veces.

3. Abdominales para hacer sentada

Nos sentamos en el suelo, con la espalda recta y las manos en el abdomen. Tomamos aire mientras hinchamos la tripa. Luego, iremos metiendo la tripa a medida que expulsamos el aire. Podemos imaginar el ejercicio como si quisiéramos acercar el bebé a la columna.

En este ejercicio la columna siempre debe estar recta. No muevas los hombros ni el cuello. Además, encárgate de meter la tripa poco a poco.

4. Abdominales para hacer de rodillas

Otra modalidad de abdominales para hacer durante el embarazo son los abdominales de rodillas. Para ello, tendrás que ponerte a cuatro patas, con la espalda completamente recta y la cabeza alineada con la columna. En esta posición deberás arquear la espalda poco a poco, lentamente. Una vez esté arqueada, relaja mientras vas controlando la respiración.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No

© 2008 - 2019 elembarazo.net. Todos los derechos reservados.

Forgot your details?