¿Puedo correr durante el embarazo?

Seguir haciendo ejercicio en el embarazo es necesario para mantener bien el cuerpo a todos los niveles: tanto en el sistema digestivo como en las articulaciones y, sobre todo, para facilitar el parto. Son muchos los deportes que se pueden practicar durante la gestación, aunque siempre teniendo en cuenta las limitaciones que existen durante estos meses. Pero, ¿puedo correr durante el embarazo?.

Salir a correr en el embarazo

Natalia Deriabina || Shutterstock

Consejos para correr en el embarazo

Correr en el embarazo no está desaconsejado a no ser que se sufra algún tipo de contra indicación y el médico haya pedido reposo o limitación de movimientos. En caso de que todo transcurra según lo esperado, correr durante el embarazo puede ser incluso beneficioso. Descubre todos los beneficios e inconvenientes de correr embarazada para ti y para el bebé.



Es importante reducir el ritmo de la carrera o incluso realizar series en las que se alterne paseo rápido con trote, aunque intentando reducir el impacto, ya que esto puede ser perjudicial para el bebé. Otro de los consejos para correr en el embarazo es utilizar el calzado adecuado y salir siempre en compañía.

Debes optar por uno de los 6 deportes recomendados durante el embarazo y tachar los ejercicios que debes evitar durante el embarazo, para controlar el aumento de peso en el embarazo y seguir realizando deporte de manera saludable para ti y el pequeño.

Riesgos de correr embarazada

Pero, aunque tenga muchas cosas positivas, también existen riesgos de correr embarazada. Uno de estos riesgos es el desprendimiento de la placenta o un parto prematuro debido a los saltos excesivos. Es necesario tener una tabla con movimientos a evitar y movimientos y rutinas que deben seguirse al correr en el embarazo.

Precauciones para correr embarazada

Ya que salir a correr en exterior puede suponer muchas veces un problema para la mujer embarazada, también puede intentar hacerlo en una cinta de correr en el embarazo. En este caso, siempre habrá alguien supervisando que vaya a un buen ritmo o en caso de que no se encuentre bien para poder parar, ya que es normal que, sobre todo en los primeros meses, las mujeres embarazadas sientan mareos, por lo que tanto correr por exterior como en la cinta puede resultar peligroso.

En resumen, ahora que sabes que puedes correr en el embarazo, recuerda estas recomendaciones para correr embarazada y no poner en riesgo la salud del bebé.

 

Forgot your details?