Parto

Las características esenciales del parto humanizado

La humanización de parto es un hecho que cada vez está siendo más reconocido en todo el mundo. Un parto humanizado es aquel en el que la mamá y el bebé son los protagonistas. Decidiendo la embarazada cómo quiere llevar a cabo su parto, confiando en sus decisiones. Pero, sobre todo, sabiendo de entrada que la madre no es una persona enferma, sino una mujer sana en un proceso saludable y natural que, muchas veces, no requiere de medicación o ayuda externa.

¿Qué es un nacimiento humanizado?

Vilaiporn Chatchawal || Shutterstock

Toda la información sobre el nacimiento humanizado

Las características del parto humanizado son todas aquellas que lo convierten en lo que se conoce como parto respetado. Es decir, es lo opuesto a un parto medicalizado en el cual la tecnología y los medicamentos sustituyen a la fisiología de la mujer, desvirtuando la experiencia del nacimiento y generando riesgos innecesarios para la madre y el bebé.



Desde hace siglos las mujeres optaban por agacharse o ponerse en cuclillas para parir. Fue en el siglo XVII cuando el obstetra, Maureiceau empezó a acostar a las embarazadas para dar a luz. La mayoría de las mujeres aceptan esta postura en el embarazo porque desconocen otras formas de parir. Por otro lado, el dolor del parto se convirtió en un problema en lugar de una guía.

Empezó entonces a usarse la anestesia epidural. En algunos casos el bloqueo o la epidural provocan, sufrimiento fetal porque la sangre no circula por tu cuerpo y esto hace que no le llegue suficiente oxígeno a tu bebé. De esta manera, se puede llegar a un parto por cesárea para evitar que el bebé sufra. Entonces ¿qué es un parto humanizado?

Cómo es un parto humanizado

Katrinphoto || Shutterstock

Rasgos del parto humanizado

El parto humanizado es aquel que respeta el proceso de dar a luz como un acto totalmente natural y sin intervención. Dar a luz es un acontecimiento instintivo en todos los seres vivos, incluido el ser humano. Por ello, se necesita de intimidad, tranquilidad, así como seguridad física y emocional tanto para la madre como para el bebé.

Las características principales del parto humanizado son las siguientes:

  • Se favorece una atmósfera ideal para que se produzca el alumbramiento. Las luces, los ruidos, la temperatura ambiente, la prohibición de comer, la incomodidad de tener que mantener una postura determinada o estar en lugar poco apropiado como la sala de parto, son factores que actúan como obstáculos para que la mujer pueda entregarse al parto de manera natural.
  • Se cumplen los deseos y decisiones de la madre. Tanto en lo descrito en la elaboración del plan de parto como en el transcurso del allumbramiento. Se debe de evitar todo lo que active el pensamiento racional, como hablarle sin necesidad, darle ordenes o interrumpirla en su proceso.
  • Una de las características del parto humanizado o respetado es que se permite la libertad de expresión de la embarazada para no reprimir el dolor y, por lo tanto, no interrumpir la evolución del parto. La mujer ha de poder sacar todo lo que siente en cada momento. Su cuerpo es sabio y no se le debería prohibir que lo hiciera. No dudes en sacar todo lo que sientes, usando tu voz, cantando, respirando, o simplemente estando en silencio. Escucha a tu cuerpo y el te dirá que hacer.
  • Se deja a la mujer libertad de movimientos y cambios de postura. La posición vertical es la más apropiada para dar a luz. La pelvis puede abrirse más, la fuerza de la gravedad es mayor y las caderas se abren mejor.
  • Se ofrece una asistencia profesional respetuosa. Los profesionales médicos han de mantenerse en un segundo plano dejando que el parto fluya de manera natural. Solo deberían intervenir en caso de que surja un problema realmente grave.
  • No se separa a la madre del bebé tras el nacimiento.

Forgot your details?