El embarazo

Qué esfuerzos no debe hacer una embarazada

El embarazo, esa etapa maravillosa de la vida de toda mujer donde todo es alegría e ilusión. Y, cuanto menos alejada de la realidad, es una experiencia única en la vida que experimenta el cuerpo de una mujer, y por ello debemos tener cuidado con saber qué esfuerzos no debe hacer una embarazada.

Uno de los efectos que va intrínseco a la etapa gestante de un bebé es el deseo de realizar todas aquellas cosas que, sin estar embarazada, solías hacer. Limpiar la casa, ordenar aquel garaje con cientos de cajas, trabajar cogiendo peso… pero no, según los expertos un esfuerzo físico prolongado durante la gestación nos puede traer más de un problema.

Esfuerzos al final del embarazo

Tomsickova Tatyana || Shutterstock

¿Qué esfuerzos físicos evitar durante el embarazo?

Ese impulso irracional que nos lleva a dejar la casa impoluta a cada instante, de ese instinto ancestral animal de “anidar”, de preparar el lugar donde va a vivir tu bebé una vez venga al mundo. Según estudios, ese instinto de dejar todo pulcro y ordenado se va agravando a medida que se acerca la fecha del parto, y eso conlleva un esfuerzo físico que no debemos realizar durante el embarazo.



Tanto los esfuerzos de las primeras semanas de embarazo, como de las últimas previo parto, pueden derivar en acciones peligrosas, tanto para nuestra integridad física como la del futuro niño/a que estamos gestando. Algunos de los esfuerzos físicos prohibidos en el embarazo son:

  • Trabajo en casa. Aunque pensemos que las tareas domésticas no son síntoma de peligro para nuestro estado, lo cierto es que cualquier actividad que supongo un esfuerzo muscular, ya sea levantar peso en el embarazo o realizar posturas forzadas pueden tener consecuencias graves.
  • Ya que el cuerpo de la mujer ha sufrido cambios durante las primeras semanas del embarazo, tanto en la columna como en la parte lumbar y abdominal, cualquier esfuerzo, por mínimo que parezca, si se realiza de forma prolongada o continuamente puede derivar dolor de espalda en el embarazo y tener efectos negativos.
  • Otras tareas que realizamos en casa, y que pensamos que no contienen peligro alguno son usar insecticida contra cucarachas u hormigas, cambiar la arena de la caja del gato o manipular barniz para muebles, pues todos esos productos pueden afectar seriamente nuestra salud cuando estamos en estado.
  • Limpieza. La embarazada debe conocer todas las consecuencias de realizar esfuerzos en el embarazo, pues así es más consciente a largo plazo de que no debe mover muebles, arrastrar objetos pesados como neveras o lavadoras, o subir escaleras para limpiar armarios altos. El trabajo que incluye esfuerzo físico debe estar apartado de las rutinas diarias de la mujer gestante.

Y, ¿por qué es malo realizar todas estas tareas estando embarazada?

Dependiendo del tipo de esfuerzo que se haga, y las horas que le dediquemos, si alguna de ellas implica caídas, actividades pesadas o repetitivas o muchas horas sentada o de pie, no son buenas para nuestra salud y bienestar del bebé. Debes proteger tu vientre de caídas o golpes durante el embarazo para garantizar la seguridad de tu peque.

Esfuerzos prohibidos en el embarazo

Lev Malevich || Shutterstock

Aunque no hay riesgo alguno de que nos pueda pasar nada estando embarazadas, y limpiando un poco la casa, o llevando cosas de un sitio a otro, lo cierto es que en esta etapa las mujeres somos más sensibles, notamos más la carga, y somos más patosas pues estamos llevando un peso extra sobre nosotras todo el rato y nuestro centro de gravedad es diferente.

Lo mismo ocurre si, hasta uno o dos meses antes de dar a luz, seguimos trabajando fuera de casa, y tenemos un empleo que deriva de coger peso o alguna de las tareas nombradas anteriormente, podemos pedir una reducción de ese tipo de trabajos o cambiar a otro puesto, según la Ley de Riesgos Laborales.

Si estas embarazada, recuerda: haz las cosas que necesites hacer tomándote tu tiempo, poco a poco y sin cansarte en exceso. Dedícale un tiempo a alguna tarea, y si requiere esfuerzo, descansa un rato, o simplemente cambia de tarea. Pide ayuda si es necesario y, sobre todo, escucha a tu cuerpo.

Ahora que sabes cuáles son los esfuerzos que no debe hacer una embarazada, es el momento de cuidarte, así que piensa en tu futuro bebé y en ti, en pasar los 9 meses feliz y sin preocupaciones de ningún tipo.

Forgot your details?