Parto

7 Razones para no separar al recién nacido de la madre al nacer

Si estás embarazada, estamos seguros de que has escuchado alguna vez hablar de lo importante que es que el recién nacido tenga contacto inmediato piel con piel con su madre tras dar a luz. Bueno, pues si has escuchado esto y te has preguntado  cuáles son las razones para no separar al recién nacido de la madre al nacer, sigue leyendo y conoce todos los detalles.



Evitar separar al bebé de la madre tras el parto

Jurij Krupiak || Shutterstock

Son muchos los beneficios que se producen en el bebé al juntar tras el parto a la madre con el recién nacido. De hecho, cada vez son más los hospitales que optan por dar lugar a este contacto en el mismo momento en el que se da a luz. Aunque en la gran mayoría de hospitales se sigue un protocolo por el cual se limpia y se revisa al bebé antes de ponerlo en brazos de su madre.

¿Por qué no separar al bebé de la madre al nacer?

Existen diversas razones y diversos motivos para no separar al bebé de la madre tras el parto. Os dejamos a continuación las principales:

  1. Sentir el apoyo de la madre, de la mujer en la que ha estado 9 meses, aporta tranquilidad al recién nacido. Durante las primeras 24 horas del recién nacido, el bebé puede sentirse más tranquilo, probablemente descanse mejor y se sienta más seguro. De esta misma manera, los niveles de estrés del bebé pueden verse reducidos, favoreciendo así su salud desde su primer momento en el mundo.
  2. Una de las razones por las que no se debe separar el recién nacido de la madre tras el parto es que ayuda a fortalecer el vínculo entre la madre y el bebé, ya que desde embarazo y el parto que es el primer contacto que tiene el recién nacido tras haber llegado al mundo exterior.
  3. Ese contacto hace que se reduzca el riesgo de que el bebé padezca alguna infección. Ya que, así, nada más nacer, se ve expuesto a contaminarse de los microorganismos y de las bacterias de su madre. Si el bebé contacta antes con las bacterias de la madre, se hacen menos dañinas para el pequeño las bacterias externas.
  4. La lactancia materna puede darse antes de forma espontánea, ya que los bebés tienden a “memorizar” tanto sus acciones como lo que tocan. Así, el estar cerca de los pechos de la madre, puede dar lugar a que al “reconocer” esa zona, tienda a mamar antes de tiempo con menos dificultades de lo normal. Además es de vital conocer la importancia de la primera toma del recién nacido tras el parto dado que esta ayuda a estimular la leche materna.
  5. La temperatura del bebé se mantiene. Tras el parto, la temperatura del bebé se ve alterada, ya que sale de estar calentito en la barriga de su madre al mundo exterior. Pero si permanece junto a la madre nada más tener lugar el parto, la temperatura del pequeño se regula y evita posibles bajadas de azúcar debido a esos bruscos cambios de temperatura. Este es otro de los motivos por lo que no se debe separar al bebé de la madre al nacer.
  6. Por otro lado, no es el recién nacido el único que se beneficia de este contacto tan inmediato. A veces, si se separa a la mamá del bebé nada más nacer puede dar lugar a que la madre padezca estrés postraumático. Así, ese contacto piel con piel nada más dar a luz tranquiliza tanto a la mamá como al pequeño recién nacido porque, como ya hemos mencionado anteriormente, se crea un vínculo afectivo muy fuerte entre ambos.
  7. Así que, como podemos apreciar, se habla de una posible relación entre la depresión postparto y la separación del recién nacido y su madre.
Vinculo entre el bebé y la mamá

HTeam1000 || Shutterstock

Como podéis apreciar, coger al recién nacido en brazos nada más dar a luz se trata de una pequeña acción que es muy beneficiosa tanto para la madre como para el bebé. Así que, desde aquí, queremos animar a todas las futuras mamás a hacerlo tras el parto, si en vuestro hospital os lo permiten.

Forgot your details?