Parto

Tipos de respiración durante el parto

Una imagen que cualquier embarazada tiene en su cabeza es la del momento del parto, con esas respiraciones entrecortadas para facilitar el trabajo de empujar en las contracciones. Si eres primeriza puede que esa visión no te resulte del todo tranquilizadora. ¿Es realmente eficaz esa forma de tomar y expulsar el aire? Indagamos en los diferentes tipos de respiración durante el parto para aclárate su utilidad.



Ya nos hemos detenido en alguna ocasión en el tema de la respiración en el embarazo, pero en esta ocasión nos centramos en la importancia que tiene saber cómo respirar en el trabajo del parto. Su influencia es total en el desarrollo de este momento único que termina con nuestro bebé en brazos.

Como respirar en el parto

Nickolya || Shutterstock

Clases de respiración durante el parto

Seguro que a estas alturas del embarazo eres consciente que el parto es un proceso más o menos largo, pero que pasa por diferentes etapas, que implicará algo de dolor y que requiere de tu participación. Además, cuanto más relajada lo afrontes, más efectivo será tu papel. La división más habitual de las fases y etapas del parto distingue estas cuatro, a las que corresponderían sus respectivas clases de respiración durante el parto:

  1. Fase inicial, con contracciones cortas, de 20 a 45 segundos, débiles y distanciadas, una cada 15 minutos. La respiración más adecuada es la llamada respiración del vientre: se inhala lentamente por la nariz, haciendo que el abdomen se expanda. Al llegar al punto máximo, aguanta unos segundos el aire y después comienza la expiración también de forma lenta. Un truco: pronuncia las dos sílabas de la palabra relax separadas, re mientras inhalas y lax al expirar, prolongando el sonido de la a todo lo posible.
  2. Fase activa, cuando las contracciones se van haciendo más profundas y frecuentes, 60 segundos cada 3 o 5 minutos. Aquí hay que poner en práctica lo que se conoce como respiración jadeante: inhala todo el aire que puedas y exhálalo en varios intervalos, a golpecitos. Sí, este es tipo de respiración del que hablábamos al inicio del texto. Puedes usar sonido como ji ju ji ju para que te sea más fácil concentrarte y mantener un ritmo.
  3. Fase de expulsión, el momento en el que toca empujar, su duración puede diferir mucho de unas mujeres a otras. En este momento la clave es que te recuperes entre contracciones con la respiración de vientre. Al empujar, realmente no debes respirar, sino mantener el aire dentro para poder hacer toda la fuerza posible.
  4. Expulsión de la placenta. Recuerda que el parto no acaba cuando el bebé ya ha salido, aún tendrás que expulsar la placenta. Eso sí, estas contracciones ya son mucho menos intensas. Una respiración profunda o la de jadeos son las que más te ayudarán.
Tipología de respiración en el parto

Nickolya1000 || Shutterstock

Cómo ayudan los tipos de respiración en el parto

De lo que no hay ninguna duda es del papel protagonista de las clases preparto y el hecho de que aprendas cómo respirar en el parto. Influye directamente en aspectos tan importantes como los que te resumimos:

  • Manejarás mejor el dolor y el miedo al parto. No es que desaparezca, pero puedes controlar su intensidad.
  • Te ayudará a tener más oxígeno y, no lo olvides, a que el bebé también tenga más aporte del mismo.
  • Permite que estés más relajada.
  • Respirando adecuadamente ayudas a tu cuerpo a liberar más oxitocina, esa hormona que de forma natural hace que las contracciones se aceleren y, por tanto, facilita un parto más rápido.
  • También segregarás más endorfinas, otra hormona esencial, ya que son los calmantes más efectivos y saludables que pueden mitigar tus dolores.

Recuerda que en las clases de preparación del embarazo uno de los temas a los que se dedica más atención es a practicar los distintos tipos de respiración durante el parto. ¡No te las pierdas!

Forgot your details?