El embarazo

Tips para ir a la nieve embarazada y disfrutar del invierno

Te encanta la nieve y estás pensando pasar unos días de descanso en ese mágico entorno blanco. Pero ¿será lo más recomendable estando embarazada? ¿Sería mejor cambiar esos planes? No te preocupes, con estos tips para ir a la nieve embarazada y disfrutar del invierno, no habrá problema.



Recomendaciones para ir a la nieve embarazada

Anastasiia Guseva || Shutterstock

Bueno, en principio tendríamos que distinguir cuál es tu idea de pasar unos días en la nieve. Nada tiene que ver que una perspectiva de reposo con dedicarte a esquiar, por ejemplo. Hemos buscado los mejores consejos para ir a la nieve embarazada con toda la confianza y seguridad. El objetivo es, como siempre, viajar embarazada y que disfrutes al máximo tu embarazo. Eso sí, de ponerte los esquís ya puedes ir olvidándote, los riesgos que supone este deporte, hacen que sea uno de los que están contraindicados durante toda la gestación.

Recomendaciones para ir a la nieve durante el embarazo

Hay que empezar estos tips para ir a la nieve embarazada con algunos recordatorios muy básicos que sirven para cualquier viaje: consulta previamente a tu médico, evita viajes largos de una tirada en los que pases muchas horas sin moverte de la misma postura y limita los esfuerzos físicos.

Pero, además, de saber cuándo es seguro viajar en el embarazo, hay cuidados específicos sobre cómo viajar a la nieve embarazada de los que debes tomar buena nota:

  • No están recomendadas altitudes superiores a 3.600 metros en este momento, menos aún en el caso de no estar habituada. Así que ya sabes, elige un destino con nieve a poca altura. ¡Ya tendrás tiempo de disfrutar cimas más altas!
  • Debes protegerte de los enfriamientos. Por eso, vístete siguiendo el estilo cebolla, o sea, con varias capas que te puedas quitar y poner fácilmente según el frío que haga. Siempre prendas holgadas y cómodas.
  • La piel es un órgano especialmente sensible al frío. Para evitar sequedad, enrojecimiento y quemaduras, hidrátala en profundidad con una buena crema, ponte regularmente protector solar del factor más elevado y procura beber mucha agua.
  • No olvides tomar nota de cómo evitar los mareos en el embarazo cuando vas de viaje y prevenir esta molestia.
Cómo viajar a la nieve embarazada

LightField Studios || Shutterstock

Precauciones para ir a la nieve durante el embarazo

Te vemos ya con la maleta preparada y deseando salir hacia el destino elegido. Sin embargo, antes de hacerlo, ten no te dejes olvidada en casa estás últimas precauciones, puede que sean las más importantes para ir la nieve embarazada:

  • El mayor peligro que corres es el riesgo de caídas causadas por un resbalón al pisar hielo o nieve. Para evitarlo, elige un calzado calentito, confortable, impermeable, de tu talla y con suela antideslizante. Vamos, unas botas con buena tracción y adaptadas al tamaño actual de tus pies, piensa que es normal que estén algo más hinchados por tu estado, así que comprueba que no has cambiado de número temporalmente.
  • Cuando te hemos dicho que te olvides de esquiar, no es por capricho. Aunque seas una deportista avanzada, el embarazo hace que cambie tu centro de gravedad natural con la consiguiente pérdida de coordinación fina. Además, hay una laxitud de tendones y ligamentos a causa de los cambios hormonales que puede facilitar que te lesiones.
  • ¿Se puede viajar sola estando embarazada? mejor que no te plantees hacer excursiones o caminatas por el exterior tú sola. Disfruta de la compañía y así te aseguras de tener alguien al lado si resbalas o tienes un mareo.
  • Procura pasear por zonas no muy concurridas para alejar la posibilidad de que te den un empujón o golpe. Piensa que caerte, aunque no repercuta directamente en el bebé, puede desembocar en una fractura de pierna o cadera, lo que te complicaría el embarazo.

Con estos tips para ir a la nieve embarazada y disfrutar del invierno queda claro que vas a pasar unos días inolvidables, relajantes y de ensueño. ¡Buen viaje!

Forgot your details?